Guía sobre las coberturas de fallecimiento e invalidez en los seguros de vida

Guía sobre las coberturas de fallecimiento e invalidez en los seguros de vida

Si estás pensando contratar un seguro de vida en este artículo te damos las claves sobre las coberturas de fallecimiento e invalidez en los seguros de vida.

Hace muchos años, que falleciera el cabeza de familia o que sufriera un accidente grave que no le permitiera trabajar era, además de un drama personal, un auténtico problema económico y de supervivencia.

Aunque hoy en día las cosas han cambiado, contar con un seguro de vida en caso de fallecimiento e incluso de invalidez es una manera de tener asegurados los recursos económicos necesarios para que las personas que dependen de la persona fallecida o, en su caso, inválida, puedan seguir adelante.

¿Qué cubren los seguros de vida?

En principio, la cobertura principal y obligatoria de los seguros de vida cubre el fallecimiento por cualquier causa., Aunque habría que matizar algunos aspectos relacionado con los motivos de la muerte. El suicidio suele estar contemplado también, aunque se suele incluir un plazo de carencia de un año o más.

También se pueden contratar otras coberturas adicionales para casos de accidentes y enfermedades graves que causen invalidez total o absoluta. En el caso de tener contratada alguna garantía adicional, se adelantaría el pago de la póliza del asegurado en caso de producirse alguna de estas contingencias.

¿Hasta qué edad se puede contratar un seguro de vida?

La edad aconsejable para contratar un seguro de vida es entre los 30 y los 50 años,  en función del riesgo real y de la situación familiar. Pero cualquier persona mayor de edad puede contratar un seguro de vida, aunque las compañías aseguradoras no suelen aceptar contrataciones de este tipo de seguros a partir de los 60 años y en algunos casos de enfermedad grave en el momento de la contratación.

Lo que no cubre el seguro de vida

Lo único que no cubre el seguro de vida es el suicidio dentro del periodo de carencia, que suele ser de un año.

Aun así, existen exclusiones, es decir, que hay una serie de casos en las que los seguros de vida no suelen dar cobertura. En este sentido, los seguros de vida no cubren los efectos derivados de siniestros causados de forma intencional por el asegurado. Tampoco cubre las consecuencias de siniestros causados por embriaguez o por uso de sustancias estupefacientes, así como las consecuencias de actos de imprudencia temeraria. Tampoco suelen cubrir los efectos que puedan derivar actos de carácter político y/o social y  guerras.

Otros efectos no cubiertos por los seguros de vida pero sí el el Consorcio de Compensación de Seguros son producidos por ciertos fenómenos naturales, como temblores de tierra, erupciones volcánicas, inundaciones o fenómenos meteorológicos extraordinarios ni los efectos de la radiación nuclear o de la contaminación radioactiva.

Por otra parte, los riesgos derivados de la práctica profesional o amateur de ciertos deportes catalogados como muy peligrosos tampoco están cubiertos (excepto del fallecimiento). No obstante, existen seguros específicos para este tipo de casos.

También suelen estar excluidos en las garantías de accidente los infartos de miocardio e infartos cerebrales, derrames cerebrales y todo tipo de patologías no traumáticas.

Cobertura por fallecimiento

Esta garantía cubre pago del capital contratado, en caso de fallecimiento del asegurado. El pago se realiza independiente de cuál sea la causa que la produzca, a los beneficiarios del seguro.

En el caso de los seguros de vida entera, esta cobertura obliga al asegurador a pagar un capital cuando fallece el asegurado, sin tener en cuenta su edad. Sin embargo, en los seguros de vida temporales, la prima solo se pagará si el asegurado fallece dentro del periodo contratado. En este caso, no se tiene derecho a cobrar nada si sobrevive a la edad especificada no tendrá derecho a indemnización alguna.

Este seguro de vida tiene la ventaja de ser muy económico para personas de edades jóvenes. Pero tiene el inconveniente es que se hace muy costoso para las personas mayores.

¿La cuantía de la indemnización varía en función de las causas de la muerte?

Se pueden contratar coberturas adicionales para casos de muerte por accidente y por accidente de circulación, que pueden ser el doble y el triple respectivamente respecto a la indemnización. Esta se pagaría en caso de que el fallecimiento se produjera por otras causas.

Cobertura por invalidez

Hay diferentes opciones en la cobertura por invalidez de los seguros de vida, ya que se pueden contratar diferentes modalidades.

Cuál es la diferencia entre Invalidez Permanente Absoluta e Invalidez Profesional Total

La invalidez permanente absoluta es una situación física irreversible que incapacita a una persona para ejercer cualquier actividad profesional. Si el asegurado sufre un accidente y se le declara invalidez permanente absoluta y no puede desempeñar ningún trabajo, podrá reclamar al seguro el importe establecido para este riesgo.

La invalidez total profesional se refiere a la incapacidad que tiene una persona para seguir ejerciendo su profesión tras un accidente.  Si la persona que ha contratado esta cobertura en un seguro de vida sufre un accidente que le incapacita para seguir ejerciendo su profesión, aunque pueda desempeñar otras, recibiría la indemnización de la aseguradora.

A quién le merece la pena contratar un seguro de invalidez

La cobertura de invalidez permanente absoluta es interesante para cualquier persona trabajadora. Especialmente si su trabajo es la fuente única o principal fuente de ingresos de la familia.

La cobertura de invalidez total profesional está pensada sobre todo para las personas que dependen para la realización de su profesión de poder realizar al 100% ciertas funciones. Sería el caso de un cirujano que sufre un accidente en la mano que le impidiera seguir operando, aunque la mano no haya quedado inservible para otras acciones.

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

Calcula seguros de vida

This entry was posted in Seguros de vida. Bookmark the permalink.