Rehabilitación y ayudas visuales: ¿cómo mejoran la calidad de vida?

oculista

Son dos tratamientos que se llevan a cabo en las personas que se denominan de baja visión, ofreciendo la posibilidad de llevar una vida normal, a partir de las diferentes ayudas visuales y una correcta rehabilitación

Aunque muchos piensen lo contrario, aquellas personas que presentan una baja visión tienen la oportunidad de disfrutar de una vida completamente normal, gracias a que en la actualidad existen tratamientos específicos para mejorar notablemente la agudeza visual y la visión en general. 

Lo cierto es que, a medida que pasan los años y se avanza en edad, de manera habitual, la capacidad visual va aminorando y empiezan a surgir los problemas de visión. Si bien es cierto que existen muchas opciones para mejorarla, como las lentillas, tratamientos de farmacia o gafas, en el caso de que la pérdida sea importante, hay que llevar a cabo otro tipo de tratamientos más específicos, siendo lo habitual hacer uso de la rehabilitación o las ayudas visuales.

Con estas ayudas, mejorará notablemente la posibilidad de poder realizar acciones cotidianas, tales como poder ver bien la televisión, bajar las escaleras sin peligro o leer todo lo que se quiera. 

Rehabilitación visual

Se trata de un conjunto de técnicas que tienen como objetivo obtener el máximo rendimiento de la visión, aprovechando lo que tiene una persona que presenta baja visión. Es un método que ayuda a mejorar la capacidad visual, pudiendo realizar acciones que anteriormente eran difíciles para ellos. De esta forma se entrena la visión para que el paciente pueda llevar a cabo un programa de aprendizaje, y de esta forma, hacer uso de todas las ayudas que existen para poder llegar a tener una visión casi plena tras años de haberla perdido.

Tipos de ayudas visuales

En la actualidad, existen muchos tipos de ayudas visuales que se suelen dividir en dos principalmente. Así, se puede elegir entre las ayudas ópticas y las que son no ópticas. Las ayudas ópticas son aquellas que producen una minoración o magnificación de la imagen que se reproduce en la retina. 

Entre las mejoras que producen, hay que destacar la ayuda para aumentar el campo de visión, tanto para ver de lejos como de cerca. Si bien es cierto que este tipo de ayudas no restablecen la parte de visión que se haya perdido, sí hay que indicar que favorecen para poder aumentar la eficacia de la visión que le queda al paciente.

Dentro de los diferentes tipos de ayudas visuales ópticas que se pueden encontrar en el mercado, hay que destacar los filtros selectivos que ayudan a tener más contraste de noche y de día, y ofrecen mayor protección; también las lupas o microscopios, para poder escribir y leer mejor; los telescopios que son unos buenos compañeros para tener mayor visión lejana; las telelupas con las que se puede dar un mayor aumento; y los sistemas biópticos, para mejorar tanto la visión de cerca como de lejos. 

En cuanto a las ayudas no ópticas, hay que decir que son los elementos que favorecen el que se puedan llevar a cabo las tareas de la vida cotidiana de una manera mucho más cómoda. De esta forma, se puede contar con flexos de luz fría, con la ventaja de que sirven para tener una mejor iluminación; también están los teléfonos macrotipos o incluso teclados especiales de ordenadores. 

¿Qué tipo de enfermedades son las más comunes para utilizar estas ayudas?

En la visión se pueden dar muchísimas enfermedades, si bien es cierto, hay algunas más comunes como es el caso del glaucoma, las cataratas o DMAE.

¿Qué es el glaucoma?

Se trata de un trastorno que daña al nervio óptico y lo que produce es una pérdida del campo visual, que aumenta a medida que va avanzando la lesión.

Entre los síntomas más habituales aparecen los dolores de cabeza, la visión borrosa, la reducción de agudeza visual o el enrojecimiento de los ojos, entre otros.

DMAE

Es la Degeneración Macular asociada a la edad y se produce cuando los tejidos van envejeciendo. Es una enfermedad que no tiene método de prevención, ya que se asocia a la edad, siendo habitual en mayores de 65 años. Sus síntomas principales son la pérdida de visión, principalmente la central, y las formas desfiguradas.

Cataratas 

Es una enfermedad por la cual, el paciente pierde la transparencia del cristalino, de ahí que esta pérdida de visión sea muy grave. Se puede dar tanto en personas mayores como en jóvenes, ya que las cataratas no tienen nada que ver con la edad. Hay causas como traumatismos, genética o enfermedades como la diabetes, que pueden generarla. 

La visión borrosa, el aumento de la miopía, la pérdida de visión nocturna o la fotofobia, son algunos de los síntomas más habituales. 

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

Calcula seguros de vida

This entry was posted in Contenido extra. Bookmark the permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.