Las cláusulas abusivas en los contratos de seguro

Las cláusulas abusivas en los contratos de seguro

Las cláusulas abusivas en los seguros son aquellas que establecen condiciones que limitan o excluyen los derechos de los asegurados; son aquellas que, en contra de las buenas prácticas comerciales, establece condiciones desfavorables para el consumidor.

⇒Lee esto también: Ventas combinadas y ventas vinculadas en la contratación de seguros

¿Qué tipos de cláusulas se incluyen en los contratos de seguros?

Hay cuatro tipos principales de cláusulas incluidas en los contratos de seguros: de indemnización, de delimitación, de suceso y de contrato.

  • Cláusulas de indemnización: protegen al asegurado de las pérdidas económicas en caso de accidente u otro suceso cubierto.
  • Cláusulas de delimitación: definen el alcance de la cobertura y las circunstancias en las que la aseguradora pagará las prestaciones.
  • Cláusulas de ocurrencia: especifican qué eventos desencadenarán la cobertura.
  • Cláusulas contractuales: definen los derechos y responsabilidades tanto del asegurador como del asegurado.

Hay que tener en cuenta que en los contratos con consumidores y usuarios que utilicen cláusulas no negociadas individualmente, dichas cláusulas deberán cumplir los siguientes requisitos:

  • Deben estar redactadas con concreción, claridad y sencillez, con posibilidad de comprensión directa, sin reenvíos a textos o documentos que no se faciliten previa o simultáneamente a la conclusión del contrato, y a los que, en todo caso, deberá hacerse referencia expresa en el documento contractual.
  • Deben cumplir las condiciones de accesibilidad y legibilidad, de forma que permita al consumidor y usuario el conocimiento previo a la celebración del contrato sobre su existencia y contenido.

Entonces, ¿cuándo se puede considerar que una cláusula es abusiva?

Qué son las cláusulas abusivas

Se consideran cláusulas abusivas todas aquellas estipulaciones no negociadas individualmente y todas aquellas prácticas no consentidas expresamente que, en contra de las exigencias de la buena fe, causen, en perjuicio del consumidor y usuario, un desequilibrio importante de los derechos y obligaciones de las partes que se deriven del contrato.

Teniendo esto en cuenta, son abusivas las cláusulas en las que se dé alguna de las siguientes condiciones:

  • que vinculen el contrato a la voluntad del empresario
  • que limiten los derechos del consumidor y usuario
  • que determinen la falta de reciprocidad en el contrato
  • que impongan al consumidor y usuario garantías desproporcionadas o le impongan indebidamente la carga de la prueba
  • que resulten desproporcionadas en relación con el perfeccionamiento y ejecución del contrato
  • que contravengan las reglas sobre competencia y derecho aplicable

⇒Lee esto también: ¿Qué son las cláusulas limitativas?

¿Se consideran nulas las cláusulas abusivas o hay que reclamar?

Sí, las cláusulas abusivas serán nulas de pleno derecho y se tendrán por no puestas.  La parte del contrato afectada por la nulidad se integrará con arreglo a lo dispuesto por el artículo 1258 del Código Civil y al principio de buena fe objetiva.

A estos efectos, el juez que declare la nulidad de dichas cláusulas integrará el contrato y dispondrá de facultades moderadoras respecto de los derechos y obligaciones de las partes, cuando subsista el contrato, y de las consecuencias de su ineficacia en caso de perjuicio apreciable para el consumidor y usuario.

Solamente cuando las cláusulas subsistentes determinen una situación no equitativa en la posición de las partes que no pueda ser subsanada, podrá el juez declarar la ineficacia del contrato.

⇒Lee esto también: ¿Cuáles son las obligaciones de las aseguradoras respecto a sus clientes?

Tipos de cláusulas abusivas

Las cláusulas abusivas pueden ser de diverso tipo:

  1. Cláusulas abusivas por vincular el contrato a la voluntad del empresario
  2. Cláusulas abusivas por limitar los derechos básicos del consumidor y usuario
  3. Cláusulas abusivas por falta de reciprocidad
  4. Cláusulas abusivas sobre garantías
  5. Cláusulas abusivas que afectan al perfeccionamiento y ejecución del contrato
  6. Cláusulas abusivas sobre competencia y derecho aplicable

⇒Lee esto también: Contrata tu seguro de vida hipoteca más barato que en el banco con PuntoSeguro 40

En PuntoSeguro.com te ayudamos con tus pólizas

PuntoSeguro es una correduría de seguros digital. Somos mediadores de seguros. Es decir, son las aseguradoras las que nos pagan a nosotros por la contratación de las pólizas. Como mediadores, te podemos ayudar la compañía y la póliza que mejor se adapta a tus necesidades. Y si tienes algún problema con tu seguro durante tu relación contractual con la aseguradora, te ayudamos a gestionarlo. Todo ello sin coste adicional para ti.

Por lo tanto, si contratas cualquier seguro a través de PuntoSeguro solo tendrás que preocuparte del precio de la póliza. Y si necesitas cancelar el seguro, nosotros te ayudamos en el proceso.

Si necesitas más información para contratar un seguro o necesitas alguna aclaración adicional, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Además, en el comparador de seguros de vida de PuntoSeguro  podrás comparar los precios y las condiciones de las mejores pólizas de vida del mercado, incluyendo seguros de vida con cobertura en caso de invalidez permanente absoluta. ¿Quieres más?

 Contratando tu seguro de vida con PuntoSeguro tienes acceso gratuito a la app PuntoSeguro FitAdemás de tener controlada tu actividad física diaria, y contribuir a causas sociales, podrás obtener un descuento de hasta 120 € en cada renovación.

Otros artículos de interés

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

About Eva María Rodríguez

Redactora web y creadora de contenidos digitales especializada en seguros y finanzas, así como en deporte y vida saludable. Colabora con PuntoSeguro desde 2014.
This entry was posted in + Seguros. Bookmark the permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.