Caminar 30 minutos diarios después de un accidente cerebrovascular puede marcar la diferencia

Caminar tras un accidente cerebrovascular reduce el riesgo de muerte

Caminar 30 minutos diarios después de un accidente cerebrovascular puede marcar la diferencia. Un estudio ha encontrado que las personas con accidente cerebrovascular que caminan al menos media hora al día pueden tener un 54% menos de riesgo de muerte prematura.

⇒ Lee esto también: ¿Puede el ejercicio prevenir o revertir las enfermedades del corazón?

Tras un accidente cerebrovascular lo importante es moverse

El  estudio muestra que las personas que caminan o trabajan en el jardín al menos tres o cuatro horas por semana, o en bicicleta al menos dos o tres horas por semana, o el equivalente después de sufrir un derrame cerebral, pueden tener un 54% menos de riesgo de muerte prematura por cualquier causa.

El estudio encontró el mayor beneficio para los supervivientes más jóvenes de un accidente cerebrovascular. Cuando las personas menores de 75 años hicieron ejercicio al menos esa cantidad, su riesgo de muerte prematura se redujo en un 80%.

La investigación se ha publicado en agosto de 2021 en Neurology, la revista médica de la Academia Estadounidense de Neurología.

⇒ Lee esto también: Centrarse en las emociones es clave para mejorar la salud del corazón en personas con obesidad

Caminar para reducir el riesgo de muerte prematura tras un accidente cerebrovascular

Los investigadores se muestra emocionados al encontrar que solo caminar de tres a cuatro horas a la semana se asoció con grandes reducciones en la mortalidad. Según explican, eso puede ser alcanzable para muchas personas que han sufrido un accidente cerebrovascular previo. Además, encontraron que las personas lograron un beneficio aún mayor al caminar seis a siete horas por semana. “Estos resultados podrían tener implicaciones para las directrices para los supervivientes de accidentes cerebrovasculares en el futuro”, explican.

El estudio examinó a 895 personas con una edad promedio de 72 que habían tenido un accidente cerebrovascular previo y 97,805 personas con una edad promedio de 63 años que nunca habían tenido un accidente cerebrovascular.

La actividad física semanal promedio se evaluó a partir de preguntas sobre actividades como caminar, correr, jardinería, entrenamiento con pesas, andar en bicicleta y nadar.  Los investigadores utilizaron la frecuencia y la duración de cada tipo de actividad física para calcular la cantidad de ejercicio.

⇒ Lee esto también: ¿Sabías que hacer pesas reduce el riesgo de muerte prematura?

Hacer ejercicio mejora la esperanza de vida tras un accidente cerebrovascular

Los investigadores siguieron a los participantes durante un promedio de aproximadamente cuatro años y medio. Después de tener en cuenta otros factores que podrían afectar el riesgo de muerte, como la edad y el tabaquismo, los investigadores encontraron que el 25% de las personas que habían tenido accidentes cerebrovasculares anteriores murieron por cualquier causa, en comparación con el 6% de las personas que nunca habían tenido un accidente cerebrovascular.

En el grupo de accidente cerebrovascular, el 15% de las personas que se ejercitaron al menos el equivalente a tres o cuatro horas de caminata por semana murieron durante el seguimiento; comparándolo con el 33%, que no ejercieron esa cantidad mínima. En el grupo de personas que nunca habían tenido un accidente cerebrovascular, el 4% de las personas que hicieron ejercicio esa cantidad murió; en comparación con el 8% que no lo hizo.

Los investigadores encontraron la mayor reducción en la tasa de mortalidad entre las personas que habían tenido un accidente cerebrovascular anterior, pero tenían menos de 75 años. En ese grupo, falleció el 11% de los que hacían ejercicio al menos la cantidad mínima, frente al 29% que no lo hizo.

Las personas con un accidente cerebrovascular previo que tenían menos de 75 años y cumplían con el nivel mínimo de actividad física tenían aproximadamente un 80% menos de probabilidades de morir durante el seguimiento del estudio que las que no lo hicieron.

Las personas mayores de 75 años que ejercitaron el mínimo experimentaron un beneficio menor, pero todavía tenían un 32% menos de probabilidades de morir.

“Nuestros resultados sugieren que realizar una cantidad mínima de actividad física puede reducir la mortalidad a largo plazo por cualquier causa en los supervivientes de un accidente cerebrovascular”, explican los investigadores. Y añaden: “Debemos enfatizar particularmente esto a los supervivientes de accidentes cerebrovasculares que son más jóvenes, ya que pueden obtener los mayores beneficios para la salud al caminar solo treinta minutos al día”.

⇒ Lee esto también: La actividad física en el tiempo libre tiene beneficios para la salud, pero la actividad laboral no

Mejor prevenir que curar: el ejercicio es bueno para tu corazón

El ejercicio es fundamental para mantener una buena salud del corazón. De hecho, tengas la edad que tengas, hacer ejercicio ayuda a mantener una buena salud cardiovascular y a reducir el riesgo de muerte prematura.

Desde PuntoSeguro queremos ayudarte a tener una vida más saludable. Únete al #RetoPuntoSeguro y descubre todas sus ventajas.  Además de tener controlada tu actividad física diaria, consigue interesantes bonificaciones en la renovación de tu seguro de vida.

Otros artículos de interés

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

This entry was posted in Vida sana y fitness. Bookmark the permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.