Así es como el ejercicio fortalece la resistencia del cerebro al estrés

Así es como el ejercicio fortalece la resistencia del cerebro al estrés

Hacer ejercicio es una de las mejores terapias para el estrés, tanto para prevenirlo como para enfrentarlo. De hecho, es algo que los científicos han estudiado bastante, y que aún siguen investigando.  En este artículo vamos a hablar de una investigación centrada en cómo ejercicio y la resistencia del cerebro al estrés se relacionan. 

Ejercicio y la resistencia del cerebro al estrés

Mucha gente, cuando está muy estresada y ansiosa, recurre al ejercicio para desahogarse y deshacerse de la tensión nerviosa. Sin embargo, a pesar de la evidencia anecdótica, los científicos no comprenden bien el vínculo entre hacer ejercicio y aliviar el estrés. Los investigadores aún no han determinado exactamente cómo el ejercicio modula el estrés en el cerebro y el cuerpo, a pesar de saber que el ejercicio beneficia la salud mental.

En un estudio realizado en ratones y publicado en la revista Journal of Neuroscience a finales de agosto de 2020, los investigadores se acercaron un paso más a esa comprensión. Descubrieron que

El estudio sugiere que el ejercicio ayuda a los animales a lidiar con el estrés al permitir un aumento en una proteína neuronal crucial llamada galanina. Este proceso influye en los niveles de estrés , el consumo de alimentos, la cognición y el estado de ánimo.

Aprovechando este hallazgo, los investigadores pudieron modificar genéticamente incluso los niveles de galanina de ratones sedentarios. Estos cambios  redujeron su respuesta ansiosa al estrés.

Realizar ejercicio aeróbico con regularidad ayuda a gestionar el estrés

Los autores del estudio explican que este estudio ayuda a precisar los mecanismos biológicos que impulsan los efectos positivos del ejercicio sobre el estrés. Aunque se necesitan más experimentos en humanos para confirmar estos hallazgos, los investigadores tienen consejos prácticos para las personas que buscan obtener estos beneficios: es importante realizar ejercicio aeróbico con regularidad.

Según los investigadores, no hacer ejercicio en absoluto y luego correr repentinamente 10 millas justo antes de un evento estresante no es tan útil como trotar regularmente 3 millas varios días a la semana durante varios meses.

Esto se debe a que, según estos resultados, un historial de aumento de ejercicio no afecta la respuesta fisiológica inmediata (como una liberación de cortisol) durante un evento estresante; explican los investigadores. En cambio, el ejercicio aumenta la resiliencia del comportamiento después de la exposición al estrés. Esto podría sugerir que el aumento de ejercicio no afecta nuestros sentimientos inmediatos de estrés, pero nos permite lidiar con el estrés de una manera más saludable; según explican.

Búsqueda de mecanismos cerebrales para luchar contra el estrés

La investigación muestra que el ejercicio protege contra los efectos nocivos del estrés tanto en ratones como en humanos. La galanina, una proteína cerebral fundamental que modula el estrés y el estado de ánimo, se expresa en áreas similares del cerebro de ambos animales.

Para examinar cómo estos factores interactúan e influyen entre sí, el equipo del estudio se dirigió a los ratones.

“Las preguntas mecanicistas son difíciles de responder en humanos debido a limitaciones éticas y técnicas, por lo que usamos ratones para este propósito”, dicen los investigadores. Con estas propiedades superpuestas,   los sustratos neurobiológicos que subyacen al papel de la galanina en la resistencia al estrés relacionado con la actividad física podrían ocurrir en todas las especies; explican.

El comportamiento ansioso de los ratones medidos 24 horas después de una prueba de choque en el pie, también conocido como el evento estresante. También analizaron sus niveles de galanina y examinaron su fuente.

La mitad de los ratones tenían acceso regular a una rueda de ejercicio en su jaula, mientras que otros no tenían rueda. Los ratones aumentaron constantemente su distancia de carrera durante la primera semana, después de lo cual corrieron aproximadamente de 10 a 16 kilómetros por día. Los investigadores rastrearon la actividad de los ratones durante tres semanas.

Ejercicio  habitual y resistencia al estrés

Los ratones que hicieron ejercicio mostraron un comportamiento menos ansioso después del evento estresante en comparación con los ratones que no hicieron ejercicio. Los ratones que ejercitaban también tenían niveles elevados de galanina en el locus coeruleus, un grupo de neuronas en el tallo cerebral involucradas en la respuesta al estrés.

La cantidad de tiempo que los ratones pasaron haciendo ejercicio en la tercera semana se correlacionó con la cantidad de galanina en el locus coeruleus. Esto se  relacionó con su grado de resistencia al estrés.

Con base en estos hallazgos, el equipo aumentó genéticamente la galanina en el locus coeruleus en ratones sedentarios. Esto les dio a estos ratones inactivos los efectos beneficiosos de resistencia al estrés del ejercicio, sin cambiar sus patrones de actividad física.

Si más experimentos en humanos confirman estos hallazgos, podría significar que secuestrar el sistema de galanina podría ayudar a las personas a obtener los beneficios de resistencia al estrés del ejercicio, incluso si no pueden hacer ejercicio.

Según los investigadores, estos hallazgos se basan en lo que sabemos al aislar un mecanismo biológico específico (aumento de la galanina en el locus coeruleus) mediante el cual el ejercicio puede influir en la forma en que respondemos al estrés. Una de las principales implicaciones de este estudio, dicen, es que el sistema de galanina podría ser un objetivo potencial para futuras terapias para obtener los efectos positivos del ejercicio en la resistencia al estrés de las personas que no pueden hacer ejercicio.

Curiosamente, el aumento de galanina no influyó en otros aspectos del comportamiento de los ratones. Estos sugiere que la galanina puede ser reclutada solo durante períodos de alto estrés; dice el equipo.

Qué ejercicio es mejor para gestionar el estrés

No obstante, se necesitan más datos humanos para averiguar exactamente qué tipo o cuánto ejercicio confiere este efecto de resistencia al estrés. En cualquier caso, según la evidencia actual, los investigadores dicen que pueden ofrecer una guía general:

  • El ejercicio aeróbico (como caminar, correr, andar en bicicleta, nadar) probablemente tenga un mayor efecto sobre la resistencia al estrés que el ejercicio no aeróbico (como el levantamiento de pesas).
  • El ejercicio probablemente deba ser una rutina que habría que hacer varias veces a la semana. Hacer un entrenamiento HIIT o una carrera larga justo antes de un evento estresante probablemente no sea tan útil como caminar con regularidad o usar la elíptica.

Más información

En estos artículos del blog de PuntoSeguro.com podrás encontrar más información relacionada con este artículo:

Únete al #RetoPuntoSeguro

¿Necesitas un empujón más para hacer ejercicio? Desde PuntoSeguro queremos ayudarte a tener una vida más saludable. Únete al #RetoPuntoSeguro y benefíciate de todas sus ventajas.  Además de tener controlada tu actividad física diaria podrás obtener importantes beneficios en la renovación de tu seguro de vida.

 

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

Calcula seguros de vida

This entry was posted in Vida sana y fitness. Bookmark the permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.