AXA aumenta un 83% su beneficio neto en 2014

La compañía invertirá 50 millones de euros en su Plan Estratégico 2015-2020

AXA presentó ayer los resultados del ejercicio 2014, año en el que registró un resultado neto de 108,6 millones de euros, lo que supone un incremento interanual del 83%, y un resultado operativo de 92,8 millones, un 56,6% más que en 2013. Su consejero delegado, Jean Paul Rignault, ha destacado la “satisfacción por los resultados” obtenidos en dicho periodo, en el que la aseguradora ha registrado unos ingresos de 2.589,6 millones, un nivel prácticamente estable respecto al ejercicio anterior (-0,9%). La cifra subiría a 2.790 millones si se le suman los negocios de otras entidades del grupo en el país: AXA CS, AXA Art, Inter Partner Assistance y DIRECT.

En el desglose, la facturación de No Vida ha alcanzado los 1.573 millones, lo que representa una caída del 5,1%, afectada sobre todo por Autos y en particular por “ciertas decisiones técnicas” que se han tomado para proteger la inmensa mayoría de la cartera, como la salida en grandes flotas de renting “que no era rentable”, según aseguró el consejero delegado, “pero que supondrá una mejora de nuestro desempeño”. Por su parte, la facturación del ramo de Salud y Protección ha crecido un 4%, hasta los 301,6 millones, y la de Ahorro e Inversión/Vida el 7,4 %, hasta los 715,1 millones.

 

 

“Hemos cumplido las expectativas centradas en la diversificación, rentabilidad y transformación de nuestro negocio”, que eran los tres principales pilares esbozados en el Plan de 2014; también han contribuido el continuo control del gasto y la mejora de la eficiencia y competitividad “que son los puntos clave de nuestra cultura empresarial”, señaló Rignault en la rueda de prensa. En concreto, la compañía redujo un 10% su gasto en 2014, hasta 274,8 millones (278,4 millones en 2013). “Estos resultados son un buen arranque de nuestro Plan Estratégico 2015-2020”, añadió.

Claves hasta 2020

En cuanto al nuevo plan estratégico de la aseguradora para el periodo 2015-2020, que contempla la transformación de la compañía “desde el tejado hasta los pilares” y sobre el que “ya se ha puesto la primera piedra”, está centrado en la diversificación y la digitalización con el cliente como eje y tiene previsto una inversión de aquí a 2016 de 50 millones de euros en lo que, en palabras de Rignault, es “uno de los proyectos más ambiciosos que ha afrontado AXA en las últimas décadas, desde la adquisición de WINTERTHUR”, hasta el punto que la compañía va a invertir en él la mitad del beneficio neto de 2014. Los principales pilares en los que se basará, como explicó, son el cliente como eje de la actividad, la transformación de la distribución y la diversificación del negocio.

El mismo abarcará desde el desarrollo de la “omnicanalidad”, en cuanto al cliente; la reinvención de su red exclusiva, la redefinición de la red no exclusiva y la innovación en los partnerships, en cuanto a la distribución; hasta la diversificación del negocio con la mira puesta en Salud & Protección, Ahorro & Pensiones y Empresas-Pymes, “que son los ramos que van a tener un importante desarrollo en los próximos años”, dijo Rignault. Como aceleradores del cambio contempla inversiones en IT, personas y la vinculación al Big Data/Tecnología y como ventajas competitivas, la transformación de las reclamaciones, la sofisticación en el precio y la eficiencia.

Fuente: BDS 08/04/2015

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *