Apunten: en la crisis, lo importante son las personas

Apunten: en la crisis, lo importante son las personas

Dos ponentes bien diferentes: Emilio Ontiveros, catedrático de Economía de la Empresa de la Universidad Autónoma de Madrid, y Juan Luis Polo, especialista en Marketing Digital y Redes Sociales. Y ambos, por diferentes vías (el primero, hablando de macroeconomía; el segundo, de redes sociales en la empresa) coinciden en su conclusión final: ahora, en la crisis, más que nunca, lo importante son las personas. “La apuesta debe ser por el capital humano. Las empresas no deben regatear en capital humano”, concluyó Ontiveros. “Ningún proyecto puede sobrevivir sin las personas”, sentenció Polo.

Todo ello, ayer por la tarde, en la presentación en sociedad de Red CUMES, la red social impulsada desde la Fundación Mapfre para profesionales del Seguro y de la Gerencia de Riesgos. La jornada, celebrada en el salón de actos de la DGSFP, fue abierta por Alejandro Izuzquiza, director de Operaciones del Consorcio de Compensación de Seguros y miembro de honor de Red CUMES, quien destacó la mezcla en el auditorio de la veteranía, profesionales del Seguro consagrados, y del “futuro”, jóvenes profesionales que se acaban de incorporar al sector e, incluso, alumnos de  CUMES. Un buen reflejo de lo que puede ser la propia Red CUMES.

Antes de dar paso a los ponentes, Mercedes Sanz, directora general del Instituto de Ciencias del Seguro de Fundación Mapfre, hizo un repaso de los cinco primeros meses de esta red social, este “punto de encuentro y comunicación” que, en cifras, se traducen en casi 800 miembros con perfil en la red (donde se han creado más de 20 grupos diferentes), pero también en seguidores en Twitter, Facebook y Linkedin. “El motor de Red CUMES sois todos vosotros”, destacó Sanz, quien anunció la intención de realizar un encuentro anual de la red cada tercer jueves de febrero.

La crisis más severa tras la Gran Depresión

“No es el mejor momento para hablar de economía. Siendo honesto lo que tenemos es la crisis más severa desde la Gran Depresión”. A partir de este comienzo, Emilio Ontiveros realizó, con pulso firme de cirujano, una magnífica disección del desalentador momento que vive la economía europea y española. El catedrático se refirió a la “gran paradoja” que supone ver cómo Estados Unidos, epicentro de la crisis financiera, ha reaccionado mejor que Europa.

Asimismo, confesó no entender el “titubeo” en la Unión Europea para aplicar políticas económicas como la estadounidense, y estar preocupado “como ciudadano” por los daños institucionales de la crisis, cómo se está poniendo en riesgo el futuro de la moneda única e incluso de las propias instituciones comunitarias: “Europa está en riesgo”.

El economista insistió en varias ocasiones durante su exposición sobre la importancia de que se revitalice el crédito bancario. “La falta de crédito impide la natalidad empresarial. El crédito es la savia para el nacimiento de empresas… y no hay crédito”, comentó.

Respecto a nuestro país, argumentó que “la política económica impuesta a España por el protectorado alemán no nos va a hacer crecer”. A su juicio, las tres reformas que el Gobierno se ha visto empujado a implantar (presupuestaria, del sistema financiero y del mercado laboral), “nos permiten transitar hacia la unidad fiscal europea pero no nos van a hacer crecer a corto plazo”.

Al final, concluyó, lo que queda es una crisis “distinta, más difícil de gestionar”, pero que, en cambio, nuestro país afronta con “una dotación de capital mayor que en cualquier anterior crisis” y con un sector asegurador que es “fundamental para la recuperación económica”.

El poder de la “recomendación social”

Juan Luis Polo, director general de Territorio Creativo y autor, junto a su hermano Fernando, del libro ‘#socialholic’ (“un #socialholic es alguien que cree que el aislamiento es cosa del pasado”, que vive gran parte de su tiempo conectado a Internet y las redes sociales), destacó cómo las personas, a través de las redes sociales, de la “recomendación social”, están cambiando todo: la política y la agenda de los medios de comunicación (el movimiento 15M, con su repercusión en Internet, fue capaz de “cambiar el paso” a los medios de comunicación y a los políticos) pero también las empresas (“las recomendaciones sociales incrementan el ratio de conversión”; permitir a los clientes recomendar y hacer comentarios en la web de la propia empresa aumenta el ratio de conversión).

Polo considera que la irrupción de Internet y las redes sociales está cambiando el modelo de muchas industrias. No obstante, no se trata de una cuestión tecnológica: el problema es que las empresas entiendan que, “por primera vez, es verdad: las personas son lo primero”.

En este nuevo entorno, varias son las claves: por un lado, el “engagement”, la vinculación y el compromiso con la marca (“el sueño dorado es que hablen bien de nuestra empresa, que los clientes sean los propios vendedores”); por otro, la apuesta de las empresas por los “imprendedores”, trabajadores con conocimientos de la empresa y el negocio, conexiones en redes sociales y el “coraje” de no conformarse con el orden establecido. Estos, los “imprendedores”, son clave en la transformación de las empresa para este nuevo ecosistema.

Por último, Polo insistió en que triunfar en redes sociales es “cuestión de trabajo, trabajo y trabajo” y de implicación de toda la empresa, no solo del community manager. Un trabajo, remarcó,  que debe realizarse a partir de una “estrategia” marcada desde la propia empresa. “Huid como la peste de la agencia que viene a desarrollarte la estrategia en redes sociales”, advirtió.

Fuente: BDS 17/02/2012

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *