Algunos empleos encarecen los seguros

Algunos empleos encarecen los seguros

EL ECONOMISTA 19 Septiembre, 2010
Ser policía, bombero, charro, minero, torero, piloto o practicante de algún deporte extremo le puede provocar conflictos al momento de contratar un seguro de vida, porque las actividades que realiza son consideradas de alto riesgo.

Las compañías de seguros hacen modificaciones a la póliza de vida cuando la persona realiza actividades que continuamente la ponen en peligro.

Además, las coberturas no son las mismas, por ejemplo, en el caso de los policías no se contempla la muerte accidental dentro del contrato del seguro de vida.

“Son mucho más propensos a tener accidentes, al igual que los bomberos y en los mineros donde las condiciones de trabajo son muy peligrosas”, explicó Philipp Hillenbrand, director de Mercadotecnia y Nuevos Negocios de Argos Aegon.

Algunas compañías agregan el factor de riesgo al seguro de vida, acción que hace más cara la póliza, dijo Hillenbrand.

Por su parte, el presidente de la Asociación Mexicana de Agentes de Seguros y Fianzas AC (AMASFAC), Francisco Casanueva Pérez, expresó que existe una medida homogénea para los seguros; sin embargo, dentro de las exclusiones de las pólizas se encuentra ciertas profesiones.

Un traje a la medida

El representante de la AMASFAC informó que aunque las empresas ofrecen productos ya establecidos, éstos se pueden acomodar a las necesidades o requerimientos del cliente.

La persona puede solicitar un producto que se adapte a las actividades que realiza, por ejemplo, en el caso de los policías cabe la posibilidad de que la cobertura cubra el rubro de muerte accidental.

Sin embargo, el producto tendrá un costo adicional, lo mismo se aplica para las demás profesiones consideradas de alto riesgo.

Philipp Hillenbrand, directivo de Argos Aegon, explicó que unos de los factores que toman en cuenta al momento de otorgar un seguro es si la persona fuma o no, de hacerlo, la póliza de vida puede incrementar hasta 5% su valor.

Diga siempre la verdad

Si usted practica algún deporte extremo y lo omite al momento de contratar un seguro, corre el riesgo de que éste sea cancelado o no reciba la indemnización correspondiente al siniestro provocado por llevarla acabo.

“Si alguien incurre en alguna falsa declaración en el momento del siniestro y ésta se vuelve aparente, se detonan una serie de implicaciones”, manifestó Casanueva.

Cuando un agente de seguros detecta que una actividad susceptible a riesgo adicional, pide una declaración de las actividades que el futuro cliente realiza, con la finalidad de analizar qué tipo de seguro o qué coberturas aplicar.

ytorres@eleconomista.com.mx

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *