2015 confirma el estancamiento en las cifras de accidentalidad vial en los últimos tres años

Tras los descensos continuados y muy significativos del número de víctimas mortales desde 2004, 2015 ha consolidado la tendencia que se viene observando desde 2013 y que no es otra que el evidente estancamiento, producido en un contexto de repunte de la movilidad, de las cifras de accidentalidad vial: en concreto, se registran en promedio alrededor de 1130 víctimas mortales al año.

A pesar del estancamiento de los últimos años, el número de muertos estimado (en vías urbanas e interurbanas) se sitúa todavía por debajo de la senda marcada por el objetivo de la UE para 2020. El cumplimiento de ese objetivo obliga a alcanzar una reducción del 26% en los próximos 5 años.

En este sentido cabe hablar de una cierta reducción del nivel de riesgo en nuestras carreteras, si bien no hay que olvidar que en períodos anteriores la reducción de la siniestralidad se ha beneficiado de una caída muy importante de la movilidad. Así se desprende del análisis de la evolución de la siniestralidad vial en España durante el 2015 realizado por el RACC.

Por Comunidades Autónomas, mientras en algunas la mortalidad ha caído por encima de un 40%, en otras ha aumentado casi un 100% respecto a 2014. Por su parte, más significativo ha sido la notable variación en la tasa de riesgo, es decir, en la probabilidad de fallecer por accidente de tráfico: en el caso extremo, la relación es de 1 a 3; es decir, en la Comunidad con mayor riesgo la probabilidad de fallecer en la carretera es 3 veces mayor que en la Comunidad con menor riesgo, según el análisis.

En relación a Europa, la buena evolución de la siniestralidad en los últimos 10 años ha permitido que la tasa de riesgo de España se sitúe claramente por debajo de la media comunitaria y sea inferior a la de Alemania, Francia o Italia, por ejemplo. Pero no se puede olvidar que países como Suecia o Reino Unido tiene una tasa de riesgo que es un 33% inferior a la nuestra.

A futuro, el reto está en seguir reduciendo la mortalidad (y romper el estancamiento de los últimos 3 años), en un contexto en que, previsiblemente, la movilidad tenderá a aumentar. Ello requerirá dar un nuevo impulso a la política de seguridad vial, poniendo en marcha nuevas medidas que nos permitan seguir acercándonos a los países más exitosos de nuestro entorno.

El RACC considera que desviar los camiones desde las carreteras convencionales hacia las autopistas en aquellos tramos en que ambas discurren en paralelo permitiría una reducción de hasta 80 muertos anules a 215 heridos graves.

Sólo con la aplicación de esta medida, hoy, en lugar de hablar de estancamiento, podríamos estar hablando de una reducción cercana al 8% del número de muertos en nuestras carreteras.

Nuevo mínimo histórico en el número de víctimas mortales por accidente desde 1960

Durante el año 2015, en las vías interurbanas se han producido 1.018 accidentes mortales en los que han fallecidos 1.126  personas y 4.843 han necesitado hospitalización como consecuencia de las heridas sufridas, según los datos facilitados ayer por la Dirección General de Tráfico (DGT). De esta forma, se ha producido un descenso del 1% (-6) en el número de fallecidos y del 2% (-105) en heridos hospitalizados, aunque ha aumentado el 3% (+34) los accidentes mortales.

“La cifra de fallecidos representa el mínimo histórico desde 1960, primer año en el que se tienen estadísticas, cuando hubo 1.300 muertos, con un escenario de movilidad absolutamente distinto (en 1960 había un millón de vehículos y en 2015 el parque automovilístico sobrepasa los 31 millones)”,explica la DGT.

Con estos datos, la accidentalidad en carretera desciende por duodécimo año consecutivo, descenso que se refleja en el promedio diario de víctimas mortales, que ha pasado de los 11,6 muertos diarios en carretera en 2.000 a  los 3,1 fallecidos diarios en 2.015.

“Estas cifras son provisionales y se refieren únicamente a los accidentes mortales ocurridos en vías interurbanas y tomadas hasta las 24 horas de producirse el accidente. Las cifras definitivas ya consolidadas, que incluirán las victimas a 30 días de accidentes ocurridos en vías urbanas e interurbanas estarán disponibles en los próximos meses gracias a las mejoras sustanciales conseguidas en los sistemas de información de la siniestralidad, con cruce con el fichero del INE de fallecidos en 2015”, remarca Tráfico, quien recuerda que con estos resultados de siniestralidad en vías interurbanas, España sigue manteniendo la tasa de mortalidad más baja de la historia y ocupa el quinto  lugar de países en el mundo con mejor seguridad vial.

Dentro del ámbito europeo, España es junto con Dinamarca y Reino Unido, los tres únicos países de la Unión Europea que cerrarán 2015 con menos fallecidos en accidente de tráfico que en 2014. Suecia y Holanda mantendrán su misma cifra de fallecidos, en cambio, Francia, Alemania, Austria, Finlandia o Grecia registrarán incrementos de víctimas mortales.

Con estas cifras, España presenta una tasa de 3,6 muertos por 100.000 habitantes muy por debajo dela tasa de mortalidad media de la UE situada en 5,1 por 100.00 habitantes.

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *