La Asociación de la Prensa de Madrid busca aseguradora tras la desaparición de su servicio médico

La decisión de la Asamblea de Madrid, impulsada por Partido Socialista Obrero Español, con los votos de Podemos y Ciudadanos, de eliminar la partida destinada al servicio médico de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) ha llevado a la organización profesional a buscar una alternativa. El objetivo es que su colectivo de más de 11.000 personas, entre asociados y familiares, cuenten con un seguro privado. La asociación renuncia a luchar por mantener el convenio de asistencia sanitaria pública y de co-gestión privada que mantenía hasta ahora y para el que aún tenían firmado un año más.

La APM mantiene contactos con diferentes aseguradoras con el fin de incorporar a los beneficiarios del servicio médico a un seguro médico colectivo. Tal y como explicó el doctor José Ángel Cortés, director médico de la APM, en la asamblea informativa realizada en la sede asociativa el pasado viernes 18, esta alternativa supondría que los socios podrían acogerse, ahora sí,  a una doble cobertura sanitaria: el servicio público de salud, el que le correspondiera como beneficiarios de la Seguridad Social, y uno privado.

Las condiciones que se requieren a la aseguradora es que la cobertura médica sea, al menos, la misma que el servicio médico actual y en los mismos centros. También se pretende que no haya ningún tipo de cuestionario previo a la contratación ni carencias, situación casi innegociable si se tiene en cuenta la elevada edad de muchos de los beneficiaros del servicio médico de la asociación. A ello habría que sumar algunas ventajas, como el hecho de sumar nuevos asegurados que ahora quedan fuera de la cobertura del servicio médico, como los hijos mayores de 26 años o los asociados no empadronados en la Comunidad de Madrid.

En cuanto al coste de esta nueva póliza, el director médico de la APM insistió en que “el pago siempre va a estar condicionado al número de personas” que se acojan a esta nueva fórmula.

Acercamiento a MUSA

A lo largo de la asamblea informativa fueron muchas las referencias a MUSA, la mutua sanitaria de los abogados madrileños, con quien los miembros de la APM reconocen haber mantenido contactos y colaboraciones. El hecho de que el nacimiento de la mutua se debiera a una situación análoga en el Colegio de Abogados de Madrid a la que ahora atraviesa la APM y la figura mutual de MUSA, también fue referida a lo largo de las intervenciones de los directivos de la organización profesional.

La APM tiene de margen seis meses para realizar este cambio. Como explicó  Javier Olave, vicepresidente segundo para Asuntos Sanitarios y Asistenciales de la APM, el Servicio Médico “desaparece y todos pasamos al régimen general del sistema público de salud” madrileño, lo que supone que “la Comunidad de Madrid debe adjudicar a todos los beneficiarios un centro de salud, un hospital y una tarjeta sanitaria lo antes posible”.

La Asamblea de Madrid facilitará 4,3 millones de euros a la APM para llevar a cabo un proceso de transición al Servicio Madrileño de Salud (Sermas) que, como máximo, debe estar finalizado el 1 de julio de 2016. Esto supone, matizó Javier Olave, que “estos seis meses no son para seguir con el mismo régimen que hasta ahora, sino para realizar la transición”. Victoria Prego, presidenta de la APM, quiso tranquilizar asegurando que nadie quedará desamparado, ya que la asociación garantizará la continuidad asistencial de los pacientes en tratamiento, pendientes de diagnóstico o con intervenciones programadas.

Fuente: BDS 22/12/15

DEJA TU COMENTARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *