La presidenta de Unespa, Pilar González de Frutos, culpó a la opacidad que hay en España como uno de los “mayores obstáculos para el desarrollo de un auténtico pilar de previsión empresarial en nuestro país”. En este sentido, calificó a nuestro sistema de bienestar de ser “extremadamente opaco”, durante su participación en la jornada celebrada por EY ‘La Agenda de Pensiones para 2017’.
González de Frutos acusó al sistema “no sólo de ocultar al ciudadano la información sobre la expectativa de pensión” sino también de “ocultarle el dato del valor actual de todas las cotizaciones que ha hecho, con indicación expresa de cuánto de ese dinero sirve para calcular su pensión y cuánto no”. La presidenta de Unespa no quiso referirse con estas afirmaciones sólo a la pensión pública. Reconoció que también los operadores privados tienen mucho que mejorar en esta cuestión. “Aseguradoras y gestoras tenemos que hacer todo lo posible para ser cada vez más transparentes y por contarles a los clientes los riesgos a los que están sujetos”. Negociación colectiva: motor de la previsión empresarial Para Unespa la negociación colectiva debe ser el motor de la previsión empresarial. “Lo primero que necesita la previsión empresarial es que la negociación colectiva se alíe con ella. Se convierta en su principal impulsora”, afirmó la presidenta de la patronal, para quien un sistema bien montado es aquel “que abandona su zona de confort y se expande entre los trabajadores que por sí mismos nunca habrían ahorrado”. “Un buen sistema no mira a los que ya piensa ahorrar; mira a quienes creen que no son capaces de hacerlo, no ganan lo suficiente o que piensan que esto no es para ellos”, añadió. Y pidió que en la negociación colectiva se asuma que una parte del salario vaya al salario presente y otra al diferido. Es decir, que se asuma “el principio de que las pensiones futuras se deben alimentar del incremento presente de la productividad”. Límite del rescate en 10.000 euros En la jornada organizada por EY, compartió mesa con Pilar González de Frutos el presidente de Inverco,Ángel Martínez-Aldama, para quien es muy importante que la sociedad civil “mantenga vivo” el debate de las pensiones ya que “desde la política a veces se pone un poco de ‘sordina’ en este tema”. Martínez-Aldama se mostró crítico con las recientes medidas anunciadas por el Gobierno al que acusó de “empezar la casa por el tejado” y reflexionó sobre la necesidad de buscar soluciones a largo plazo a los problemas derivados de la demografía y la longevidad y no centrarnos en los problemas a corto plazo, que es cierto que existen y que son muy importantes, pero que son debidos a factores económicos. En este sentido, sobre el tema de la liquidez de los Planes de Pensiones sin límites a los 10 años cree que es una opción muy atractiva para la población pero que tiene un alto riesgo para el sistema. En 2025 podría llevar a consecuencias indeseadas como lo ocurrido en 2015 en Reino Unido produciéndose un alto trasvase hacia el ladrillo y que además puede “generar problemas en la gestión de los activos”. En su opinión, el presidente de Inverco fijaría en 10.000 euros el límite del rescate. Pilar González de Frutos compartió esta idea con un no rotundo a la liquidez sin límites proponiendo al Gobierno medidas alternativas. En su ponencia, Martínez-Aldama se centró también en las claves del sistema de reparto. Recordó que en 2017 para tener derecho a una pensión máxima habrá que trabajar 38,5 años, sorprendentemente es la cifra más baja de todos los países de la Unión Europea; y que España es el tercer país de la Unión en el que las pensiones mínimas y máximas son las más altas, siendo, por otra parte, los terceros más pobres de los países de nuestro entorno. Además de contar actualmente con una tasa de sustitución del 80% que bajará al 60% en 2030. Estos son los datos, pero la información no llega así a la calle, la famosa carta con la pensión estimada prometida desde el año 2011 nunca llegó y el simulador habilitado por la Seguridad Social “lejos de informar, desinforma”. Ofrece datos especialmente optimistas, alejados de la realidad, con lo cual desincentiva el ahorro. Martínez-Aldama también se refirió a la capitalización y a los planes de empleo a los que en nuestro país sólo se acoge el 0,4% de los trabajadores. Ante esta situación Inverco plantea tres medidas fundamentales que ha venido defendiendo en diversos foros en los últimos tiempos que se resumen en traspasar viudedad y orfandad a los PGE, un sistema de cuentas nocionales e instaurar un sistema de capitalización de adscripción por defecto. Educación financiera Gestoras y aseguradoras representadas en la sesión de trabajo –Mapfre, Aegon, Fonditel y National Nederlanden– abogaron por la educación financiera para que los clientes puedan tomar decisiones acertadas a la hora de planificar su futuro. Perciben que la sociedad es consciente del problema, pero no hay una cultura de ahorro periódico. Desde las entidades saben que deben jugar un papel activo y que deben inculcar a la sociedad esa necesidad de ahorrar dirigiéndose especialmente a empresarios y trabajadores ya que la empresa es el lugar lógico donde empezar a ahorrar. No consideran, sin embargo, que el II Pilar deba ser obligatorio, sino que se debe promocionar que las empresas ofrezcan obligatoriamente planes, pero que sea el trabajador el que se adscriba voluntariamente a ellos. Finalmente, desde las compañías también se reflexionó sobre el ahorro a largo plazo sin pensar en la rentabilidad a corto. Se trata de ahorrar en cualquier circunstancia no sólo cuando los mercados dan alegrías. En resumen, el objetivo es, como dijo también la presidenta de la patronal, “lograr despertar el interés por ahorrar a largo plazo en quien vive alejado de esta cultura de ahorro”, y para ello se deben desarrollar productos que transmitan al cliente toda la potencia de una buena gestión actuarial y financiera, pero de una forma sencilla y fácil de entender. Fuente: Carta del Seguro 20/11/2017

DEJA TU COMENTARIO