Pero para ello, insiste, la fiscalidad debería “favorecer mucho más” el cobro en forma de rentas vitalicias

UNESPA aboga por mejorar y completar las pensiones públicas con rentas vitalicias de carácter privado de cara a la jubilación y apuesta también por una fiscalidad que favorezca “mucho más” el cobro de este tipo de ahorro. Así lo ha manifestado este martes en Santander su presidenta, Pilar González de Frutos, quien ha llamado a la concienciación de la sociedad de la necesidad de mejorar las rentas de cara a la jubilación, informa Europa Press. Según ha explicado en el ‘Foro SER Cantabria’, esta necesidad responde a la “inflexión” que se va a producir en el ámbito de las pensiones públicas, para garantizar la sostenibilidad del propio sistema. Así, comentó González de Frutos, los ciudadanos tendrán que valorar las pensiones públicas y adoptar “decisiones adecuadas de ahorro para el futuro”. En este ámbito, el sector asegurador, que es un “gestor de ahorro a largo plazo”, es “el más adecuado” para gestionarlos. Tras apuntar que las prestaciones complementarias a las públicas deben ser rentas vitalicias, la presidenta de UNESPA cree que la fiscalidad ha de “favorecer mucho más” el cobro de esas rentas y hacerlo, además, de forma directa y no “perjudicando” otras maneras de hacer líquido ese ahorro. Así, ha apostado de manera “decidida” para que las rentas sean “la forma natural del cobro”. En este sentido, desde la asociación se propone separar la rentabilidad de la recuperación de las aportaciones, así como conceder un beneficio de reducción en la tributación cuando el cobro es en forma de renta. En cuanto al tratamiento que debe otorgarse a las rentas vitalicias procedentes del ahorro privado, González de Frutos aboga por la aplicación del “mismo” que a las rentas irregulares en el impuesto general sobre la Renta y que, según ha establecido el Gobierno, es de una reducción del 30% de cara al futuro. La política fiscal, ha insistido, debería “favorecer” la garantía de rentas del futuro. Si bien el gestor tiene una “legítima ambición de lucro”, ha insistido que el gran “ganador” de todo ello es el ahorrador, es decir, el cliente. Fuente: BDS 29/10/2014

DEJA TU COMENTARIO