Según el caso denunciado ayer por Facua, UNICORP VIDA litigó con un cliente para no pagar una póliza de seguros de Vida de 15.000 euros hasta que el hijo del asegurado presentara un certificado de fallecimiento realizado por el médico, rechazando en un primer momento la autopsia que se practicó al fallecido, muerto en el extranjero. La aseguradora indicó que ese documento no era garantía y exigió que le aportaran un informe médico acreditativo de la causa de la muerte para poder hacer frente al contrato. El hijo del cliente acudió entonces a la asociación consumidores que “ante esta situación, argumentó ante la compañía que no cabe más informe probatorio de la causa de un fallecimiento que una autopsia”. “Tras diversas reclamaciones que obtuvieron siempre una respuesta negativa por parte de la empresa”, la asociación de consumidores planteó su reclamación ante la DGSFP que dio traslado de la queja a la aseguradora. Facua apeló al artículo 31.1 de la Ley 3/1991, de 10 de enero, de Competencia Desleal, que considera práctica desleal por agresiva “exigir al consumidor o usuario, ya sea tomador, beneficiario o tercero perjudicado, que desee reclamar una indemnización al amparo de un contrato de seguro, la presentación de documentos que no sean razonablemente necesarios para determinar la existencia del siniestro y, en su caso, el importe de los daños que resulten del mismo o dejar sistemáticamente sin responder la correspondencia al respecto, con el fin de disuadirlo de ejercer sus derechos”. Finalmente, la entidad “presentó escrito aceptando el pago de la indemnización prevista en la póliza, que ascendía a la cantidad de 15.000 euros”, según indica Facua. Fuente: BDS 18/06/2015

DEJA TU COMENTARIO