Los primeros síntomas de agotamiento del carné por puntos se empiezan a notar en España una década después de su puesta en marcha. Así lo ha destacado el director general de la Fundación Línea Directa durante la presentación del informe ‘El impacto de los lesionados por accidente de tráfico en la seguridad vial‘.

Francisco Valencia ha manifestado que las cifras de accidentes con lesionados igualan a las previas de la entrada en vigor del carné por puntos. En 2015 alcanzó los 97.756 frente a los 99.797 de 2006. El punto más bajo fue en 2011 cuando se registraron 83.027. De hecho, en los últimos 5 años los accidentes con lesionados se han incrementado en un 18%, mientras que el número de personas heridas de distinta gravedad lo ha hecho un 16%. En total, desde 2006 se han registrado 1,3 millones de personas heridas en accidentes de tráfico. El diagnóstico de Línea Directa sobre el repunte de heridos es doble: por un lado, señala que losfallecimientos en accidentes han tocado suelo y se ha producido un incremento de la movilidad con la salida de la crisis. Una segunda razón, quizá lo más positivo indicó Valencia, es que ha habido un trasvase de fallecidos a heridos graves y de ahí a leves. A esto añadió la mejora de las carreteras y de los vehículos en la última década. Secuelas de por vida Aun así, llamó la atención sobre los 13.000 heridos graves que se producen al año. De ellos, un 70% padece secuelas de por vida. Los días de hospitalización alcanza de media 14 días, mientras que la media de días de rehabilitación ascienden a 201 días. El coste económico de la lesividad alcanza los 9.640 millones anuales en España, alcanzando el 0,94% del PIB. Si a estos costes en lesiones se añaden los daños materiales, el coste superaría los 13.000 millones. El directivo de la fundación resaltó que todavía hay conductores y ocupantes en los que no ha calado la necesidad deponerse  los sistemas de seguridad: el 44% de los niños fallecidos en accidentes de tráfico y el 30% de los que resultaron heridos graves no llevaban sillita infantil. Además, el 32% de los fallecidos y el 19% de los heridos graves no usaban cinturón de seguridad en el momento del accidente. En motoristas, el 17% de los fallecidos en la última década no llevaba casco. Los accidentes con más riesgo de lesividad grave son aquellos donde se produce una salida de vía, atropellos y las colisiones frontales; por su parte, aquellos con resultado de lesiones leves son las colisiones múltiples y los alcances traseros. La antigüedad del vehículo también es fundamental en la accidentalidad: la probabilidad de tener un accidente con lesiones aumenta un 35% en un coche antiguo. De hecho, en los coches menores de 3 años la accidentalidad con lesiones se sitúa en el 0,83%, mientras que en los que superan los 15 años se sitúa en el 1,12%. Latigazos cervicales El esguince cervical supone el 75% del total de las lesiones producidas en accidentes de tráfico. No se ha podido contabilizar en el informe la influencia del nuevo baremo de autos y su mayor rigurosidad con este tipo de lesiones al ser datos de 2015. Por detrás de los esguinces cervicales se sitúan los traumatismos y las abrasiones como lesiones con mayor volumen. Fuente: Carta del Seguro 17/10/2017

DEJA TU COMENTARIO