Según el Observatorio del Vehículo de Empresa, en los últimos tres años el seguro a terceros ha aumentado un 8,6% en el canal de particulares

Con la crisis, el español alarga la vida de su automóvil, lo que ha elevado la media de edad del parque automovilístico hasta los 11 años y, según explica el Observatorio del Vehículo de Empresa (CVO) que promueve Arval, “este envejecimiento está teniendo un impacto directo en la rebaja de la cobertura de las pólizas, hasta el punto de que en los últimos tres años los seguros a terceros, los más baratos y, por tanto, los que menores daños cubren, aumentaron un 8,6% en el canal de particulares”. A su vez, esta rebaja de la cobertura de las pólizas tiene su impacto directo en el volumen de reparaciones, que cayeron un 23% en los últimos tres años, “ya que por definición un coche viejo se repara menos que uno nuevo, limitando sus pasos por el taller a las averías mecánicas y descuidando las que afectan a la carrocería”. En cambio, en el parque de vehículos de empresa, según el CVO, “casi la mitad de los vehículos corporativos tiene menos de seis años y un 17,7% no llega siquiera al bienio de vida”; esto lleva a que el seguro a todo riesgo tenga una mayor aceptación (19,9%) que entre los particulares (14,1%) y a que el seguro a terceros solamente sea elegido en el 59,4% de los casos, frente al 72,6% de los coches de uso privado. Siguiendo la misma argumentación, esta juventud del parque de empresas condiciona también su paso por el taller, siendo coches mucho mejor cuidados: los datos del CVO apuntan que el 47,7% de los vehículos de empresa pasó una revisión completa en 2013, mientras que el 37,5% optó por opciones más elementales como el cambio de aceite. Sólo un 14,8% no pisó el taller. Según el director del CVO, Alejandro Madrigal, “en una situación en la que el particular restringe sus visitas al taller a las reparaciones mínimas, los vehículos de empresa se convierten en el perfecto aliado para el necesario rejuvenecimiento del parque, además de una oportunidad de negocio seguro para los profesionales de la posventa. En este contexto, el reto de las políticas de movilidad y seguridad vial es que el vehículo de empresa consiga tener una mayor presencia en nuestras carreteras”. Por ello, la conclusión del CVO no puede ser otra: hay que incentivar el vehículo de empresa, con plan de rejuvenecimiento de su parque a través del Plan PIVE y de supresión del impuesto de matriculación para empresas.

Fuente: BDS 15/10/2014

DEJA TU COMENTARIO