David Carrasco, director del Instituto BBVA de Pensiones, dibuja el fututo mapa del sistema de pensiones que parte de “la entrada en vigor del real decreto que obliga a informar a los trabajadores mayores de 50 años de su posible pensión futura es un hito”. “Sin tener en cuenta esta información es imposible que los particulares puedan hacer una planificación de su jubilación y además, con ello, nos pondremos en línea con lo que ocurre en otros países de nuestro entorno”, añade en una entrevista concedida al diarioExpansión. En su opinión, este proyecto tiene más valor que los beneficios fiscales de los planes de pensiones porque “si la gente no conoce la situación jamás se podrá plantear nada relacionado con el diseño de su jubilación”. Carrasco reconoce no obstante que la situación ha cambiado. “Hay que tener en cuenta que en España se ha hecho una reforma muy profunda del sistema público de pensiones, cuyos efectos se están atisbando ahora y esto va de la mano de una mayor sensibilización”. Pero de momento, “la gente está preocupada por su jubilación, aunque no concienciada de que debe planificar su ahorro. Hay muchas personas con capacidad que no lo hacen”.

Una reforma positiva

En general, el responsable de BBVA valora positivamente varios puntos incluidos en la reforma fiscal puesta en marcha por el Gobierno. Uno de ellos es la posibilidad de recuperar el dinero a los 10 años. Esta novedad “es relevante y puede tener especial incidencia entre los más jóvenes que cuentan con mucho tiempo por delante”. Esta nueva liquidez, afirma Carrasco, “podría contrarrestar la disminución del número de partícipes que realizan aportaciones tanto por el impacto de la crisis sobre su capacidad de ahorro como por el hecho de que al tratarse de una inversión a largo plazo que, aunque es recuperable en caso de necesidad (desempleo o enfermedad), es más difícil de hacer en época de incertidumbre”. Asimismo, indica que el límite que la reforma fiscal pondrá a las aportaciones a planes de pensiones (8.000 euros anuales frente a los 10.000 actuales) “es generoso pese a la rebaja y da respuesta a la mayoría de la población”. Por último, matiza que “la fiscalidad es importante y las aportaciones tienen que estar bien tratadas pero la tributación de los planes ha sido mejor y peor en los últimos años y eso tampoco nos ha llevado a situarnos entre nuestros iguales”. Suecia, Reino Unido y Alemania, ejemplos de pensiones complementarias Comenta, por otro lado, que “Suecia, Reino Unido y Alemania son tres ejemplos de sistemas de pensiones muy diferentes entre sí, pero exitosos en gran medida y puede servir de referencia para abordar en España la necesaria reforma del sistema de pensiones”. Reucerda que la DGSFP ya propuso la posibilidad de que en las empresas se constituyeran sistemas de pensiones con carácter general. “Esta medida se introdujo en el informe para la potenciación de la previsión social complementaria, pero a día de hoy no se han tomado medidas en este ámbito. De llevarse a cabo permitiría complementar las pensiones de la Seguridad Social y diversificar los riesgos y las fuentes de las pensiones de generaciones futuras”. Fuente: BDS 20/10/2014

DEJA TU COMENTARIO