A pesar de que 77% de las pequeñas y medianas empresas (pymes) y autónomos vieron empeorar sus ingresos en los últimos meses, solamente el 41% espera que la situación continúe este año. Según la encuesta realizada por Ipsos para AXA (que también incluye datos de Italia, Portugal, Grecia, México, Turquía y Emiratos Árabes Unidos), el 59% de las pymes y autónomos de España son optimistas y prevén que su actividad se mantenga como está o crezca a lo largo de este año.

En cuanto al beneficio, el 50% de las empresas y profesionales consultados cree que aumentará o se mantendrá igual; la otra mitad de los encuestados, que descenderá. Más unanimidad hay en cuanto al empleo generado: un 7% cree que aumentará su plantilla, un 79% que se mantendrá igual y solamente un 15% cree que se reducirá respecto a la actualidad. La situación la resume Kristof Vanooteghem, director de Empresas de AXA: “La encuesta refleja el moderado optimismo que está empezando a impregnar al tejido empresarial español. Los indicadores generales de negocio inducen a pensar que las empresas habrían tocado fondo, y cada vez son más las que esperan una mejora del volumen de negocio, de los beneficios y de la destrucción de empleo”. Obstáculos y retos La encuesta también revela cuáles son los principales obstáculos que están impidiendo el crecimiento de los negocios de pymes y autónomos en España: en primer lugar, mencionan la excesiva carga impositiva, seguida de la contracción de la demanda y del impacto que el elevado coste energético tiene sobre sus productos y servicios finales. Sobre los riesgos a los que se enfrentan sus negocios, el 86% de las pymes y autónomos españoles mencionó la recesión económica; el 83%, un posible aumento de los impuestos y el 75% hizo referencia a un incremento de los costes de producción (energía, salarios…). “Cabe destacar que estos son los principales riesgos a los que se enfrentan sus homólogos empresarios del resto de países encuestados”, afirman desde AXA. Fuente: BDS 21/01/2014

DEJA TU COMENTARIO