Pilar González de Frutos ha comparecido esta tarde en la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos del Pacto de Toledo. La presidenta de Unespa ha desgranado algunas propuestas del sector asegurador para potenciar y ganar en “generosidad” dentro del sistema público. En su intervención ha repasado los III pilares del sistema de bienestar, reparto, capitalización colectiva e individual. Ha indicado que el sistema de reparto tiene un problema en el corto plazo que llegó con la crisis y se irá con ella; respecto al largo plazo ha propuesto 3 vías para corregir su problemática. Ha propuesto avanzar hacia la equivalencia actuarial donde cada “pensionista se lleve lo que puso”; como segunda medida ha pedido incorporar una metodología para calcular el valor actual de los activos y pasivos del sistema de pensiones y saber con claridad lo que cobra y lo que se paga. Su último apunte en este pilar ha sido la apuesta por la transparencia. Aquí ha preguntado dónde quedó la Carta Naranja, que era “un mandato legal” que únicamente requiere “voluntad política para hacerlo”, dado que tampoco tiene un coste elevado. Antes de que le preguntaran los políticos allí presentes, González de Frutos ha indicado que los “operadores privados enviarían nuestra carta con los productos que venden el mismo día y a la misma hora” que el Estado lo haga. Sistema de adscripción por defecto A continuación ha propuesto la creación del sistema de ‘adscripción por defecto’ para complementar el sistema de pensiones. Su implementación se haría en 3 vías: negociación colectiva, a través de la que se pactarían esquemas de previsión, incluidos mecanismos de subvención condicionada; la ley obligaría al empresario a aportar un dinero y el trabajador tendría la libertad de salirse del mecanismo. Se comportaría, según ha indicado, como una red de seguridad donde se establezcan unos mínimos de aportación. La tercera pata de esta propuesta es la negociación colectiva de empresa, las políticas de las compañías para retener talento y la voluntariedad del trabajador. La presidenta de la patronal ha destacado que este sistema “respeta la decisión de todos”, de la negociación colectiva, el empresario y coloca en el centro al trabajador y sus decisiones. Ha señalado que se debería completar un esquema de más riesgo y otro más conservador para que cada trabajador elija según su perfil. Ha añadido que este sistema se ha implantado en lugares como Reino Unido y Nueva Zelanda; en el país europeo, sin implantarse completamente, ha conseguido un ahorro nuevo de 15.000 millones de libras. Esta razón es una de las que ha esgrimido la presidenta para defenderse del ataque de que estas medidas significan privatizar el sistema. Ha asegurado que “no hablamos de trasladar recursos del sistema de bienestar, es crear nuevos recursos”. Además, ha indicado que también se puede hacer como en otros países y crear un operador público para dar este servicio. Ha añadido que el seguro “no teme” la competencia, pero sí reclamó “el mismo tablero y jugar con las mismas reglas”. No por amor al arte González de Frutos reconoció que este nuevo ahorro supondría un beneficio para el sector asegurador puesto que no gestionamos por amor al arte, indicó. Cifró este beneficio, con la gestión del 60% de este nuevo ahorro, en 1.400 millones, aunque “no seríamos los que más ganásemos”. Aseguró que implicaría un aumento de casi 9.000 millones en inversión en deuda pública y privada, con lo que el seguro “quintuplicaría el beneficio” para la sociedad, a lo que habría que añadir el pago de impuestos. Por último, se refirió al III pilar donde resumió su ponencia en la fiscalidad. Pidió que se contemple como renta del ahorro y no del trabajo como hasta la fecha, por “coherencia”; propuso “poner más fácil” la posibilidad de licuar parte del patrimonio para convertirlo en renta. Las previsiones de Unespa hablan de que un sistema de adscripción por defecto aportaría 20 puntos en la tasa de sustitución, la misma que según las previsiones caerá hasta el 50% en las próximas décadas. Sí advirtió la presidenta de que es un sistema que “tarda en madurar”. Como ejemplo, en el Reino Unido se empezó a implementar en 2005 y no alcanzará su velocidad de crucero hasta el 2019. Propuestas de Inverco A la comisión también acudió, después de Unespa, el presidente de Inverco, Ángel Martínez-Aldama. Señaló 13 medidas de carácter financiero y otras 10 de tipo fiscal detalladas en 4 bloques: mejora de la educación financiera, desarrollo de los Planes de Pensiones en las empresas, mejora del régimen de aportaciones y prestaciones y la mejora de la competitividad y de simplificación operativa de los Fondos de Pensiones. Entre estas propuestas reclamó promover Planes de Pensiones en las Pymes yreanudar las aportaciones al Plan de Pensiones de los empleados públicos. En materia fiscal pidió restablecer la deducción del 10% en el impuesto de Sociedades a las empresas que aporten a los Planes de Pensiones de sus trabajadores, medida que fue eliminada en 2007. Reclamó también exonerar la plusvalía generada de la venta de inmuebles si el dinero, hasta 240.000 euros, se coloca en Planes de Pensiones y cuyo cobro de la prestación sea en forma de renta financiera a largo plazo.   Fuente: Carta del Seguro 08/02/2017

DEJA TU COMENTARIO