En 2016 fallecieron 1.155 personas en accidentes de tráfico, según datos provisionales de laDirección General de Tráfico (DGT). Una cifra que pone fin a 13 años continuados de bajada de la mortalidad en nuestras carreteras y la primera subida desde el año 2012. Tráfico ha señalado que en los 1.033 siniestros fallecieron 1.155 personas, mientras que un año antes la cifra se situó en 1.131, una menos que en 2014 y 3 menos que el número registrado en 2013. En 2012 el número ascendió a 1.301. Hasta ayer a las 14 horas habían fallecido 23 personas estas Navidades desde que la DGT iniciara la operación especial por estos días festivos el pasado 23 de diciembre. Está previsto que hoy se den las cifras oficiales de los datos de 2016. Valencia, Galicia y Andalucía, donde más aumenta Por Comunidades Autónomas los principales repuntes se concentran en la Comunidad Valenciana, Galicia, Andalucía y Castilla La Mancha. Por el contrario, el número de víctimas ha descendido en Cataluña, Castilla y León, Cantabria y la Comunidad de Madrid. El número de víctimas mortales ha aumentando en 10 de las 17 comunidades autónomas. La reducción de víctimas coincidió con la puesta en marcha del permiso por puntos, un régimen sancionador más efectivo y la modificación del Código Penal. A pesar de este aumento lejos quedan cifras como las casi 4.000 muertes de 2003. Nuevas medidas A raíz de este repunte diversas asociaciones de automovilistas y de víctimas de accidentes de tráfico reclaman un lugar específico de la educación vial en las aulas. Creen que este es el camino para dar un nuevo giro a la reducción de víctimas junto a más inversión, el establecimiento de nuevos programas PIVE para rejuvenecer el parque, nueva reforma del Código Penal puesto que “ahora hay impunidad total para las personas que matan a otras en accidentes de tráfico” y, por último, estar atento a los cambios sociales que las nuevas formas de movilidad se están instaurando. En declaraciones a la agencia Servimedia, Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), atribuye el aumento de víctimas a “la menor inversión en el mantenimiento de carreteras y coches y a los discursos triunfalistas del Gobierno, que no han alertado de lo que estaba ocurriendo”. Por su parte, Francisco Canes, presidente de la asociación de víctimas DIA, cree que “se veía venir”. Entre las razones señala que “los mensajes de seguridad vial han perdido vigencia en la sociedad”. Considera también que otra razón puede ser la “falta de sinergia” entre los grupos de personas que comparten las carreteras como automovilistas, ciclistas y peatones. Fuente: Carta del Seguro 03/01/2017

DEJA TU COMENTARIO