Rendimientos que tributen como rentas del ahorro (al tipo fijo del 19% o 21%)

Sobre la tributación de la rentabilidad acumulada como renta del ahorro, desde UNESPA reseñaron que “carece de sentido que toda la prestación de los sistemas de previsión social tribute como rentas del trabajo al marginal de la escala”. Esto supone “un tratamiento discriminatorio para los rendimientos financieros que se generan en los instrumentos de previsión social, en comparación con el que reciben otros instrumentos de ahorro, cuyas percepciones se consideran rendimientos del capital mobiliario y tributan como rentas del ahorro al tipo fijo de gravamen del 19% o 21%”. Ante esta situación, se propone un “tratamiento fiscal de las prestaciones de sistemas de previsión social en el que los rendimientos tributen como rentas del ahorro (al tipo fijo del 19 o 21%), tributando como rendimiento del trabajo únicamente la parte que se corresponde con la devolución de aportaciones”. El segundo punto sobre el que hace hincapié la patronal es favorecer el cobro de las prestaciones en forma de renta vitalicia: “En la actualidad el cobro de forma de renta vitalicia de estos Sistemas de Previsión Social no goza de ningún incentivo fiscal, tributando las rentas percibidas como rendimientos del trabajo, al tipo marginal”. Por ello, se subraya en el documento que bajo este prisma se propone “una reducción del 40% de la parte de la prestación que se corresponde con la devolución de aportaciones siempre toda la prestación o una parte significativa de la misma se cobre en forma de renta vitalicia” Por último, dentro de las propuestas del Sistemas de Previsión Social se anima a fomentar incentivos especiales para las Pymes. Basándose en el escaso o nulo desarrollo de la previsión social complementaria en las PYMES (que supone el 98% del tejido empresarial de España), desde UNESPA destacan que “debería pensarse en incentivos especiales para intentar cambiar esta situación, teniendo en cuanta además la realidad del tejido empresarial que existe en España”. Dentro de estos incentivos estaría la posibilidad de que las Pymes pudieran hacer aportaciones por cuenta de sus empleados a planes de pensiones individuales o planes de previsión asegurados (PPA) sin necesidad de promover un plan de pensiones de empleo o formalizar un plan de previsión social empresarial.

Propuestas relacionadas con seguros de ahorro a largo plazo (rentas vitalicias, PIAS)

“Fomentar más los productos que den lugar a un ahorro estable” En cuanto a la tributación de las rentas del ahorro como son los depósitos, acciones, fondos de inversión, otros seguros de Vida (distintos de los PPA), la asociación reseñó que deberían fomentarse fiscalmente los productos que den lugar a un ahorro estable, tales como las rentas vitalicias y los PIAS, contribuyendo así a la reducción de la dependencia del ahorro externo. UNESPA destaca que “atendiendo al elevado grado de complementariedad de las rentas vitalicias aseguradas con las prestaciones de la Seguridad Social se propone el establecimiento de una exención de los rendimientos del capital mobiliario o de las ganancias patrimoniales que se pongan de manifiesto con ocasión de la transmisión del patrimonio mobiliario o inmobiliario del contribuyente, siempre y cuando el importe obtenido se destine a la constitución de una renta vitalicia asegurada”. Además, se especifica que “la vigente Ley del IRPF únicamente prevé este beneficio fiscal para la vivienda habitual de mayores de 65 años o dependientes”. Para beneficiarse de este nuevo incentivo fiscal, se pone de manifiesto la necesidad de que “la renta vitalicia mensual a percibir por el contribuyente no podría superar unos determinados límites”. Por último entre las propuestas se destaca que los PIAS que tienen un límite de aportación anual de 8.000 euros, lo que hace que los volúmenes de ahorro que pueden llegar a acumularse por personas de más de 50 años (edad a la que muchas personas pueden empezar a ahorrar al terminar el pago de su hipoteca) sea escaso para lograr una renta vitalicia verdaderamente complementaria de la pensión pública. “Dado que la Seguridad Social va a empezar a informar de su pensión esperada futura a los trabajadores mayores de 50 años, se propone aumentar el límite de aportación anual para los mayores de 50 años. También se propone eliminar el límite máximo de aportación global establecido en 240.000 euros”, propone UNESPA. Fuente: BDS 03/06/2014  

DEJA TU COMENTARIO