El Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid ha emitido una sentencia en la que obliga a MAPFRE a pagar un total de 5 millones de euros a 71 demandantes de 32 víctimas del accidente de Barajas de 2008 en el que fallecieron 154 personas, según ha comunicado este viernes la aseguradora. Esta es la tercera y principal sentencia que emite un juzgado español sobre el fatídico accidente, que rebaja las pretensiones de los demandantes pues solicitaban indemnizaciones por un montante total de 42,7 millones de euros. La aseguradora ofrecía cerca de 4,8 millones de euros, pero está de acuerdo con el importe establecido ahora por el juzgado -que supera en algo más de 200.000 euros lo previsto por la compañía- y ha avanzado que realizará el pago de “inmediato”. Tras ejecutar esta sentencia, la entidad habrá desembolsado cerca de 29 millones de euros e indemnizado a los familiares de tres de cada cuatro víctimas del accidente. “El importe está alineado con las cantidades ofrecidas por MAPFRE durante el proceso y consignadas a disposición de las víctimas”, ha remarcado la aseguradora en un comunicado del que se hace eco Europa Press. La sentencia determina que se indemnice conforme a las cantidades previstas en el baremo de Autos, incrementadas en un 50%. Las familias de las víctimas invocaban en defensa de su petición el Convenio Internacional de Montreal, que establece una responsabilidad “ilimitada” de las aerolíneas en el caso de los accidentes aéreos, por lo que exigían indemnizaciones que en algunos casos rondaban los dos millones de euros por persona. En la sentencia, el magistrado Jorge Montull responde que el “hecho de que no haya límites no quiere decir que no sean aplicables las reglas vigentes para valorar el daño” y recuerda que el Tribunal Supremo ha aceptado de forma reiterada que el baremo de accidentes de tráfico puede utilizarse como referencia “orientativa” para calcular las indemnizaciones por muertes y lesiones en otro tipo de supuestos. De hecho, razona que si su aplicación fue válida para “casos de responsabilidad médica o tabaquismo, con mayor motivo debe predicarse respecto de accidentes producidos en el uso de medios de transporte distintos a los automóviles, en cuanto tienen mayor cercanía con los producidos en la circulación de estos últimos”. En todo caso, el magistrado concede que el baremo para accidentes de tráfico no puede aplicarse “de manera literal”, pero no porque el daño producido a las familias por un siniestro aéreo sea mayor que el de uno en la carretera -cosa que no niega, precisa, dada su repercusión pública-, “sino fundamentalmente por la falta de adecuación del baremo a la realidad social”. La asociación de víctimas de Spanair recurrirá la sentencia La Asociación de Afectados por el Vuelo JK5022 de Spanair ha anunciado que recurrirá la sentencia y ha calificado de “vergüenza” este fallo. En declaraciones a la agencia de noticias, la presidenta de la Asociación, Pilar Vera, ha anunciado que están dispuestos a llegar hasta el Tribunal de Justicia Europeo para que siente un “referente” y que este “calvario” no lo tengan que sufrir nadie más en el futuro. La asociación ha considerado la sentencia como una noticia “agridulce” al condenar a MAPFRE a pagar indemnizaciones a las víctimas y los consiguientes intereses de demora pero critica haber permitido que la aseguradora dispusiera durante siete años del dinero que les correspondía a los familiares de los fallecidos. “Durante siete años, se ha estado burlando así de las víctimas e incrementando gratuitamente su dolor”, ha apostillado la asociación. Fuente: BDS 20/07/2015

DEJA TU COMENTARIO