Nuevas oportunidades de negocio, nuevos servicios de asistencia o reducción de la siniestralidad, algunos aspectos relevantes introducidos por estos vehículos Los vehículos inteligentes permitirán al sector asegurador prestar nuevos servicios al cliente con el fin de ofrecerles asistencia temprana en caso de accidente y localización del vehículo en caso de robo y también traerán nuevas oportunidades de negocio. En el ámbito de la ciberseguridad, estas oportunidades serán, además, imprescindibles a la hora de prevenir o evitar ataques remotos por parte de hackers al sistema operativo de los coches, desde los que ya se puede controlar el navegador, acelerador o los frenos. Así lo puso ayer de manifiesto Sergio Gómez Recio, adjunto a la Dirección de Innovación Corporativa de MAPFRE, durante el webinar ‘El coche autónomo: de la ficción a la realidad. Su impacto en el seguro’, un seminario online organizado por Fundación Mapfre, en el que se refirió a la “democratización de la tecnología” para hacer alusión a los sistemas de ayuda a la conducción, como el control de velocidad y el sistema de ayuda a la frenada y mantenimiento de carril, basados en sensores de entorno, como radares, vídeo o ultrasonidos, y que según algunos estudios supondrá una reducción significativa de la siniestralidad a medida que vaya aumentando su implantación en el parque móvil. Por su parte, el catedrático en Ingeniería de Sistemas y Automática de la Universidad de Alcalá, Miguel Ángel Sotelo, señaló que la estructura de un buen número de industrias pesadas, como la automoción y las infraestructuras de transporte, se verán modificadas con la llegada, inminente y de plena actualidad, de estos vehículos y será “la capacidad de cooperación que exista entre los diversos actores involucrados” (fabricantes de automóviles, gestores de infraestructuras, juristas, aseguradoras y administraciones) lo que, a su juicio, determinará las claves del éxito o el fracaso de este tipo de vehículos. Necesidad de actualizar el marco normativo La visión jurídica o legislativa de los vehículos autónomos la aportó Jaime Moreno García-Cano, subdirector general de la Dirección General de Tráfico, quien indicó que actualmente la circulación de vehículos autónomos está regulada dentro del marco de las pruebas de ensayos e investigación que recoge el Reglamento General de Vehículos. En base a esta normativa, la DGT aprobó el año pasado una instrucción específica donde se recoge el proceso para la obtención de la autorización de pruebas para vehículos de conducción automatizada en vías abiertas al tráfico en general. Apuntó que “será preciso revisar el actual marco normativo para determinar qué cambios resultarán necesarios” a la hora de expedir futuros permisos de circulación a vehículos de conducción plenamente automatizada. En este sentido, señaló que el actual marco de pruebas avanza alguna de las posibles líneas y elementos que deberían incorporarse al marco normativo que regula la circulación de vehículos motor y las homologaciones de vehículos. Fuente: BDS 17/03/2016

DEJA TU COMENTARIO