Un 90,9% de las pymes españolas cree que el nivel de cobertura de sus riesgos es bastante o muy adecuado a sus necesidades. Pero en realidad estas compañías tienen un 31% de los riesgos no asegurados en el caso de las que creen que tienen sus necesidades ‘muy adecuadamente cubiertas’, porcentaje que se eleva al 36% en el caso de los que entienden que las tienen ‘bastante adecuadas’. Hay, por tanto, una importante brecha entre la percepción del nivel de aseguramiento de las pequeñas y medianas empresas y la situación real. Esta es una de las conclusiones de la 2ª edición del estudioEmpresas 360º elaborado por Mapfre España en base a las encuestas realizadas a más de 24.500 pymes y que ha presentado el director regional de negocio y clientes de Mapfre Iberia, José Corral. El estudio revela que en su conjunto un 36% de las necesidades aseguradoras que tienen las empresas no están cubiertas. Un análisis más detallado por grupos de riesgos pone de manifiesto que un 39,6% de los que afectan al patrimonio de la empresa no está cubierto; un 21,1% en el caso de los riesgos de RC; un 50,9% los riesgos que impactan sobre la cuenta de resultados de las empresas, y un 47,3% los que afectan a las personas que trabajan en ellas. Dentro de los riesgos que pueden afectar a la cuenta de resultados se han analizado los relacionados con la paralización de la actividad y con la solvencia de los clientes. Los datos son algo alarmantes: el 73,5% de las empresas no tiene póliza de paralización de actividad, y el 38,5% de las pymes no conocen el nivel de solvencia de sus clientes.
7 de cada 10 empresas con un siniestro importante acaba desapareciendo 
En conjunto, este indicador es el que obtiene la valoración más bajade todos los que componen el estudio: las empresas únicamente tienen cubiertos uno de cada dos riesgos que pueden impactar directamente sobre su cuenta de resultados. El tema es preocupante porque, según ha destacado el director regional de Negocio y Clientes de Mapfre Iberia, 7 de cada 10 empresas con un siniestro importante acaba desapareciendo. En relación a los riesgos patrimoniales, se observa, según destacó José Corral, importantes variaciones. Respecto a los inmuebles e instalaciones fijas hay solo un 10,2% de riesgos no cubiertos, mientras que el caso del transporte de mercancías en flotas de terceros la cifra llega hasta el 87,8%. Respecto a los riesgos sobre las responsabilidades a terceros, llama la atención que en el momento actual la menor cobertura se encuentre en los riesgos relacionados con la RC de administradores y directivos, donde un 87,2% de las necesidades aseguradoras no están cubiertas. Por último, el estudio analiza los riesgos empresariales relacionados con el equipo humano que la conforma. Los datos arrojan la segunda valoración más baja de las cuatro dimensiones analizadas. De los posibles riesgos asegurables tan solo están cubiertos el 53%. Respecto a los compromisos por pensiones, el 25% de las compañías los tienen, y de ese porcentaje un 17,7% no los tieneexteriorizados. El estudio revela también que el 55% de las empresas no otorga beneficios sociales voluntarios a sus empleados. Entre los que sí los tienen, la modalidad más implantada es la del seguro de Accidentes (62,8%), mientras que tan solo un 5,6% lo realiza mediante Planes de Pensiones. En relación a los sistemas alternativos de retribución, solo el 12,9% de las compañías dispone de ellos. Los sistemas más implantados (73,1%) dentro de las empresas que otorgan este tipo de beneficios son los que complementan las prestaciones públicas de jubilación. El efecto del sin gobierno En la presentación de este estudio participó Antonio Garamendi, presidente deCepyme quien destacó que las pymes “somos las empresas con cara y ojos. Y también en gran medida los accionistas de las grandes compañías”. Garamendi ha criticado la situación política actual. Considera que cuando todo parecía que avanzaba “han llegado las elecciones, lo que ha provocado un gran fracaso colectivo de los que tienen la responsabilidad de gobernar”. Y añade que “vamos a estar un año sin gobierno; y nosotros necesitamos estabilidad y responsabilidad”.
“Las pymes somos las empresas con cara y ojos. Y también en gran  medida las accionistas de  las grandes compañías”
Los riesgos que, a su juicio, corren las pymes son los que afectan a su competitividad: “El reto es que las empresas pequeñas sean medianas y las medianas grandes”. Y los frenospara superar ese desafío son varios. Uno de ellos es el excesivo coste de las cotizaciones sociales. Antonio Garamendi ha explicado que España paga un 30% más que la media europea, lo que “es un problema grave. Si los costes fueran menores, lossalarios serían más competitivos”. Otras trabas que ha identificado han sido: el precio de la energía, la morosidad y la excesiva regulación generada por la unidad de mercado. En su opinión en los dos temas clave en los que las pymes tienen que trabajar son en la salida al exterior y la educación. Precisamente para fomentar el conocimiento, Fundación Mapfre presentó a lo largo de esta jornada laGuía para la protección de las pymes, que pretende ser un instrumento de sensibilización sobre la necesidad de contar con mecanismos que permitan a las empresas hacer frente a cualquier imprevisto, sin que ello ponga en cuestión su supervivencia. Fuente: Carta del Seguro 26/05/2016

DEJA TU COMENTARIO