La edición 2016 del ‘Estudio de la situación económica de las corredurías españolas’, realizado por IMAF e INESE, sobre una muestra de casi 680 corredurías, concluye que la productividad de las corredurías grandes más que duplica la de las más pequeñas. En efecto, la productividad de las 100 primeras corredurías privadas asciende a 99.358 euros de ingresos por empleado, mientras que la productividad de las corredurías con menos de 100.000 euros de comisiones, integradas en el estudio, se sitúa en 40.097 euros por empleado. Existe una clara tendencia decreciente de la productividad según vamos analizando las corredurías de mayores a menores. Esta diferencia se mantiene a pesar de que las 100 primeras corredurías privadas han visto descender su ratio de productividad de 102.000 euros por empleado en 2010 a 99.358 euros en 2014. En el mismo periodo, las corredurías más pequeñas han rebajado en mayor proporción su ratio de productividad, que ha pasado de 52.403 a 40.097 euros por empleado. Por último, hay que indicar que la productividad de las corredurías internacionales, a pesar de haberse deteriorado, sigue manteniéndose alta, en un índice de 136.506 euros por empleado a finales de 2014. Asimismo, las corredurías pertenecientes a grupos empresariales, mantienen su alto ratio de productividad en 154.724 euros por empleado, habiendo mejorado durante el ejercicio 2014. Fuente: BDS 04/04/2016

DEJA TU COMENTARIO