La tarta a asegurar en los próximos años será más grande. Nuevos riesgos, más incertidumbres y loscambios sociales harán que el aseguramiento cobre más importancia. Además, en el negocio de Vida hay que pensar que habrá menos soporte; es decir, la aportación del Estado se disminuirá y también la aportación de las familias como complemento lo que provocará que los ciudadanos tengan que tomar el control de su ahorro presente y futuro.
Esta realidad la dibujaron directivos de Grupo Mutua, VidaCaixa, Caser y Zurich en el pasado encuentro de seguros que organizó el IESE. Todos ellos se mostraron confiados e ilusionantes sobre el futuro; aun así, también señalaron que existe el riesgo de que si el negocio asegurador no toma las medidas adecuadas otros restarán negocio al sector: “Puede que no lo capte el sector asegurador”, indicabaAntonio Trueba, director general de VidaCaixa, señalando los fondos de inversión o nuevamente el peso del ladrillo. Incidía en que “hay que ir a por ella”, a por la tarta. Ignacio Eyries, director general de Caser, puntualizaba que “si no nos dormimos estamos capacitados para seguir”. Vicente Cancio, CEO de Grupo Zurich, añadía que el sector es “sólido, próspero y fuertemente capitalizado. Estamos en un momento de experimentación, de comprender al nuevo cliente, la tecnología”. En general, “soy bastante optimista”, aseguró. Mirenchu Villa, director general adjunta de negocio asegurador de Grupo Mutua, incidía en que estamos en un momento “ilusionante, pero con mucho riesgo”, puntualizaba. Señalaba como elementos de ese riesgo la evolución del cliente, la tecnología, los nuevos modelos de negocio, el peso de cada entidad y el propio riesgo asegurador. Señaló que el sector cuenta con “capacidad de ir más rápido, adaptarse y ser flexible”. Mismas reglas y encontrar el sitio Respecto a la distribución, ya no se discute que el cliente accede y se comunica por donde quiere. Villa (Grupo Mutua) sí puntualizó que “todos los intervinientes tienen que tener un mismo ámbito regulatorio”, e indicó que no tiene mucho sentido ni es bueno para la defensa del consumidor que haya “huecos vacíos legales” y destacó que hay instituciones, organismos y personas que están haciendo la labor de distribución pero sin normas. Trueba (VidaCaixa) aseguró que “convivirán aquellos canales que sepan encontrar su sitio”. Por su parte, Cancio (Zurich) auguró que las redes tradicionales seguirán, aunque los van a mutar y la tecnología les ayudará. Indicó que el consejo y el asesoramiento son muy valorados y explicó que hay que tender hacia “redes más fuertes, más profesionales y con expertise”. Indicó que en el futuro posiblemente se crearán alianzas y partnerships. Eyries (Caser) aseguró que “encasillar a los clientes por canales está muerto”. Cambios en Autos y Vida El director Corporativo de Innovación de Mapfre, Josep Celaya, se refirió en el mismo encuentro a cuáles serán los aspectos relevantes para el negocio de Autos en los próximos años, donde el sector está “apunto de vivir uno de los tsunamis más grandes de su historia”. Indicó que la tecnología, con los nuevos aspectos de conectividad donde se podrá interactuar con el coche como si fuera un ordenador muestra el camino de los cambios. Lo ejemplificó con los sistemas de ayuda a la conducción que tendrán su repercusión en todo lo referente a la siniestralidad. El segundo aspecto es la llegada de nuevos jugadores al sistema, fabricantes o empresas de tecnología, que hacen que parte del negocio se mueva hacia prácticas B2B y genere muchos cambios en la experiencia de cliente. El tercer apartado será la llegada de losnuevos paradigmas de la movilidad, las economías colaborativas o el disfrute del vehículo. Respecto al negocio de Vida, Jordi García, COO de BanSabadell Vida, Pensiones y Seguros Generales, señaló que las modificaciones en el trato con el cliente “nos abre un panorama muy diferente”. Indicó que la innovación no sólo es cuestión de la venta, también contribuirá a mejorar la eficiencia, la gestión del fraude con un retorno mejor para la cuenta de resultados. Señaló que “todos estamos nerviosos, no sólo el seguro” ante todos los cambios que se avecinan. Fuente: Carta del Seguro 21/03/2017

DEJA TU COMENTARIO