“Se puede estar socialmente aislado y no sufrir soledad, y se puede estar socialmente acompañado y sufrir soledad”. De hecho, el 27,5% de los españoles que viven solos asegura no haber sentido soledad en ningún momento, mientras que por el contrario, el 52,6% de los españoles que viven acompañados asegura haber sentido soledad en algún momento. Así lo revela el Informe ‘La Soledad en España’, promovido por Fundación AXA y Fundación ONCE y que subraya la diferencia entre soledad y aislamiento social. Otro dato llamativo del estudio es que más de la mitad de la población española admite haber experimentado en algún momento cierta sensación de soledad durante el último año y cerca de uno de cada diez –algo más de cuatro millones de españoles- asegura haberse sentido solo con mucha frecuencia en ese mismo periodo. Asimismo, la noche y la enfermedad son las situaciones en que con mayor frecuencia se desencadena ese sentimiento de soledad. El estudio aborda, asimismo, la percepción que del fenómeno de la soledad tienen los españoles, que en una amplia mayoría (75%) señalan a mayores y jubilados como los colectivos más proclives a sufrir la soledad. Las personas sin hogar o en situación de riesgo de pobreza o exclusión y los parados son otros de los colectivos más sensibles a poder experimentar este sentimiento. ¿Cómo influyen las nuevas tecnologías? Las nuevas tecnologías han venido a modificar el concepto de soledad. Si tradicionalmente la relación social se lograba de forma exclusiva a través de las relaciones interpersonales cara a cara, en la sociedad de la información los dispositivos tecnológicos, la popularización de internet y la irrupción de aplicaciones como SMS, whatsapp o skype permiten la posibilidad de mantener una efervescente vida social sin necesidad de salir de casa, indica el informe. Así, las personas que más utilizan dispositivos tecnológicos, nuevos medios de comunicación e infraestructuras de transporte son los menos expuestos a la soledad, aunque el uso de las redes sociales no siempre se relaciona con un elevado índice de sociabilidad sino que también es propio de las personas que más sienten la soledad. Finalmente, sobre el fenómeno de la soledad y las personas discapacitadas, el estudio revela que el 83% de las personas con discapacidad asegura haberse sentido sola en algún momento y una de cada cuatro admite sufrir ese sentimiento de soledad con mucha frecuencia. El informe, que fue presentado ayer por Susana Camarero, secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad; Jean Paul Rignault, CEO de AXA ESPAÑA y presidente de Fundación AXA; y Miguel Carballeda, presidente de ONCE y su fundación, profundiza en lo que los autores definen como “uno de los problemas más relevantes en la actualidad” y aborda el fenómeno de la soledad en España desde una perspectiva subjetiva, es decir, no desde la óptica tradicional del número de personas que viven solas sino analizando las circunstancias, características, contexto social y número de las personas que experimentan puntual o regularmente un sentimiento de soledad. El informe ha sido elaborado por un equipo de investigadores de ASEP (Análisis Sociológicos, Económicos y Políticos) bajo la dirección del profesor Juan Díez Nicolás y la coordinación de María Morenos.

DEJA TU COMENTARIO