El grupo espera que sus ingresos superen los 30.000 millones de euros en tres años

El pasado viernes el pabellón número uno de IFEMA acogió la Junta General de Accionistas de MAPFRE. Estaba representado el 79,85% del capital social. Tras la presentación realizada por su presidente, Antonio Huertas, donde se repasaron los principales premios y logros del año (como la constitución de SOLUNION, la entrada en la indonesia ABDA, el convertirse en el proveedor exclusivo de seguros de Bankia o la reorganización llevado a cabo a finales de 2013), Esteban Tejera, vicepresidente primero del grupo, procedió a la lectura del informe de gestión. Comentó que en moneda constante las primas habrían crecido un 8%, pero la revalorización del euro sobre diversas monedas actuó para que el volumen de primas no fuera más importante. Se consiguieron 25.880 millones de euros en ingresos, de los cuales 21.836 millones fueron primas. La previsión de ingresos prevista para el año era de 26.000 millones. Los fondos gestionados se situaron en 33.614 millones de euros, un 8,3% más. Los fondos propios se situaron en 10.766 millones. “Hemos incrementado el ROE (rendimiento sobre fondos invertidos) y bajado la deuda financiera. Hemos vuelto a mejorar nuestro nivel patrimonial”, dijo Tejera. El ratio combinado se sitúo en el 96,1% en 2013. Un año antes era del 95,4%. El número de accionistas de la sociedad es de 266.984. MAPFRE está certificada como empresa familiarmente responsable. Cuenta con 10.503 empleados en España y 25.777 en otros países. El 97% con contrato fijo. Se estima, además, que por cada contrato fijo hay otros 7 inducidos. La inversión en retribuciones a los mediadores se situó en 3.734 millones. Solo en España se abonaron cerca de 1.300 millones de euros en impuestos y tasas. En siniestros se pagaron 11.015 millones de euros. El beneficio atribuible del ejercicio fue de 790,5 millones de euros y el dividendo aprobado por la Junta de Accionistas fue de 0,13 euros por acción. En su intervención, Huertas ha avanzado los objetivos estratégicos para los próximos tres años, entre los que destacan la previsión de superar los 30.000 millones de euros en ingresos y el mantenimiento del ratio combinado del grupo por debajo del 96% y del dividendo en los niveles actuales de rentabilidad. Estos objetivos son compatibles con un plan de contención de costes que permitirá reducir los gastos internos del grupo. El accidente de Spanair sobrevoló la Junta Seis años después del accidente del vuelo 5022 de Spanair, de 20 de agosto de 2008, que arrojó 154 muertos y 18 supervivientes, algunos de los beneficiarios y supervivientes se manifestaban ante la puerta del pabellón de IFEMA donde lugar la Junta. En una hoja informativa que repartían, informaban que el 75% de las víctimas todavía no habían recibido la indemnización que les correspondía. Además, se aludía a la campaña organizada a través de la plataforma electrónica Change.org, donde 100.000 personas han firmado la petición de que MAPFRE cumpla con su responsabilidad. Huertas se refirió a este asunto ante los accionistas. Comenzó mostrando su “máximo respeto a las víctimas. Para nosotros ha supuesto una prioridad absoluta”. Dijo que muchos afectados se han acogido a la legislación norteamericana, en busca del tipo de  indemnizaciones que otorgan aquellos tribunales, ya que el avión fue construido en Estados Unidos. Sin embargo, sus tribunales han estimado que las reclamaciones no eran procedentes en su territorio. Hasta septiembre de 2012 no terminaron los procesos de responsabilidad penal y solo a partir de esa fecha es cuando la aseguradora pudo empezar a trabajar. MAPFRE puso en marcha las indemnizaciones para cada una de las víctimas, pero bajo las normas españolas, lo que supone aplicar el Baremo de daños personales. Huertas dijo que MAPFRE avanzó cantidades importantes para que las víctimas pudieran hacer frente a sus primeras necesidades. Ahora se está a la espera de lo que dictaminen los tribunales civiles porque muchos beneficiarios no han querido la vía de la negociación directa o de la mediación, como se les ha propuesto. De momento, se ha indemnizado a 60 ocupantes del avión completamente. El 60% de los supervivientes han sido pagados por MAPFRE.  “Seguimos a la espera de lo que digan los tribunales. Las vías de negociación están abiertas. Somos absolutamente sensibles con lo que está pasando y pondremos nuestro esfuerzo por terminar con este asunto”, dijo Huertas. Al día siguiente, en el Telediario de la 1, un superviviente se quejaba de lo ofrecido por MAPFRE, que, según él, “no cubría ni las numerosas intervenciones a las que se había visto sometido”. Fuente: BDS 17/03/2014

DEJA TU COMENTARIO