El Parlamento Europeo respaldó ayer martes las enmiendas a la Directiva de Distribución de Seguros que buscan mejorar la información que se da a los clientes de seguros e incrementar la protección de los mismos en todos los canales de distribución de estos productos, salvo en los casos en los que se cumplan las excepciones establecidas. De esta forma, según se recuerda desde la institución comunitaria, se obliga a los intermediarios en la venta de seguros a estar registrados por una autoridad nacional de cada Estado miembro. Asimismo, intermediarios y aseguradoras deberán informar a los consumidores sobre su identidad, sus detalles de contacto y el registro en el que han sido incluidos. Además, los intermediarios deberán suscribir contratos que den cobertura contra recursos por negligencia profesional de hasta 1,25 millones de euros por cada caso concreto y de hasta 1,85 millones de euros anuales para todos los recursos de este periodo. Por otro lado, los clientes deben ser informados sobre la remuneración del distribuidor y, para ciertos productos sobre seguros de Vida, del coste total del mismo, incluyendo los cargos por asesoramiento. Así, estarán obligados a revelar cualquier conflicto de interés que pueda tener el cliente. En la misma línea, antes de la firma de contratos de seguros de No Vida, los consumidores deben recibir un documento de información de forma gratuita que describa el tipo de seguro, las obligaciones, los riesgos que cubre y que excluye y los medios de pago y primas, como existe ya en los seguros de Vida. En cualquier caso, se excluyen de estas obligaciones, por ejemplo, los casos en los que el seguro es complementario a la oferta de otros bienes y servicio y cubre el riesgo de daño o robo, o en los que la cantidad de la prima pagada por el producto no supere los 600 euros al año. Estas nuevas normas deben ser ratificadas por los veintiocho Estados miembro, que disponen de 24 meses para aplicarlas. Fuente: BDS 25/11/2015

DEJA TU COMENTARIO