Cómo afrontar la digitalización, el desarrollo de nuevas tecnologías y la aparición de nuevos competidores son algunas de las principales preocupaciones que tiene el sector asegurador español. Así lo pone de manifiesto el informe ‘Insurance Banana Skins 2017’elaborado por PwC y el Centre for the Study of Financial Innovation a partir de entrevistas con 836 directivos de 52 países, entre ellos España. En nuestro país, el escenario de bajos tipos de interéssigue siendo la principal preocupación. Desde hace unos años, está ocasionando un fuerte impacto en la rentabilidad de las inversiones y, junto con las nuevas exigencias regulatorias, está presionando los márgenes de las aseguradoras. La transformación del sector es considerada como la segunda mayor amenaza y la extensa regulaciónexistente, la tercera. Pero a éstas, se han unido otras de mayor calado relacionadas con la digitalización y los avances tecnológicos, como el big datael coche autónomo, el IoT o la inteligencia artificial. Todas ellas están empezando a dibujar un sector completamente nuevo que pueden poner en entredicho los modelos de negocio tradicionales. Además, el estudio concluye que las plataformas sobre las que el sector ha venido funcionando tradicionalmente se pueden estar quedando obsoletas y están actuando como obstáculo a la hora de sacar partido de la digitalización. Los directivos de las aseguradoras se muestran también preocupados por la entrada de nuevos competidores, como las insurtech. Finalmente, se consolida todo lo relacionado con la ciberseguridad, que avanza dos posiciones respecto al estudio de hace dos años, y aparecen de lleno los riesgos relacionados con el Brexit. A nivel mundial, la transformación del sector es lo que más preocupa, seguido de la ciberseguridad, la tecnología y los bajos tipos de interés. El sector está preparado Como en ediciones anteriores, se pregunta a los encuestados sobre cuál consideran que es el grado de preparación del sector asegurador para gestionar los riesgos y amenazas a los que se enfrentan. El resultado es que los directivos españoles se consideran mejor preparados que sus homólogos mundiales para afrontar estos desafíos, otorgándose una nota de 3,56 sobre 5, por encima de la media global (3,02). Asimismo, el estudio mide el nivel de riesgo que tiene cada uno de los países participantes, constatándose que el sector asegurador español se encuentra entre los 15 mejores mercados. Su nota es de 3,23, por debajo de la media mundial (3,31). Fuente: Carta del Seguro 13/07/2017

DEJA TU COMENTARIO