La Dirección General de Tráfico (DGT) estima que aproximadamente 2 millones de vehículos que circulan por nuestras vías públicas no tiene suscrito el seguro obligatorio de automóviles, es decir, alrededor del 10% del parque de vehículos calculado sobre los vehículos matriculados. Para combatirlo, tal y como avanzamos hace unos días en el BDS, se está comprobando a través de medios automatizados de control y de monitorización instalados en las carreteras que los vehículos que circulan por ellas tienen contratada dicha póliza. Hasta ahora, el control de aseguramiento se llevaba a cabo exclusivamente por parte de los agentes de la autoridad, pero desde hace unos meses, la DGT y el Consorcio de Compensación de Seguros están trabajando “intensamente”, según señala Tráfico, para que los datos de seguro obligatorio proporcionados por medios automatizados –inicialmente radares, pero después también lectores de placas de matrículas- sean “fiables y permitan poder incoar procedimiento sancionador cuando se detecte el no aseguramiento del vehículo”. Desde Tráfico se destaca que el incumplimiento de esta obligatoriedad genera un gran perjuicio a la sociedad y en particular a las personas que sufren un accidente de tráfico. “Entendemos –señala la directora general de Tráfico, María Seguí, en una carta a UNESPA informando de este proyecto- que no se puede consentir que una minoría circule con su vehículo sin disponer del preceptivo seguro, pues ello es una insolidaridad manifiesta con todos los que cumplen con la obligación legal de tener vehículo asegurado”. 50.000 denuncias el pasado año por circular sin seguro obligatorio Los titulares de vehículos que no tengan suscrito el seguro obligatorio de accidente se enfrentan a la inmovilización y depósito del mismo y a sanciones que van de los 601 a los 3.005 euros, en función del tipo del vehículo y de otras circunstancias. Por ejemplo, circular con un ciclomotor sin el seguro obligatorio supone 1.000 euros de sanción. En el caso de motocicletas 1.250 euros; turismos 1.500 euros y en el caso de camiones o autobuses la cuantía se eleva a los 2.800 euros. En 2015, la DGT tramitó alrededor de 50.000 denuncias por circular con un vehículo que carecía del seguro obligatorio. Según la Ley, las autoridades competentes en materia sancionadora tienen la obligación de entregar al Consorcio de Compensación de Seguros el 50% del importe de las sanciones recaudadas por este precepto, para hacer frente a las indemnizaciones a las víctimas de accidentes en el caso de que el vehículo implicado no tenga la póliza suscrita. Fuente: BDS 03/02/2016

DEJA TU COMENTARIO