Los planes de previsión social no han arrancado del todo en España, “debido a la unión de varios factores”, tal y como señala el director del Observatorio de Pensiones de CASER, Manuel Álvarez, en un foro organizado por El Confidencial y la aseguradora. “Por un lado, un factor estructural, pues el empleado medio en España ha estado cubierto por la Seguridad Social en las últimas tres décadas, por lo que no sentía la necesidad de tener un plan alternativo a la jubilación”, indica Álvarez, quien añade que precisamente es ese factor el que provoca otro: “La diferencia respecto a otros países de Europa, donde el peso de la Seguridad Social no es tan fuerte”.

Para el secretario de Protección Social y Políticas Públicas de CC.OO., Carlos Bravo, “sí se han hecho planes en el ámbito empresarial donde los salarios son medio-altos, pero la verdadera laguna está en las pequeñas y medianas empresas, donde la prioridad es mejorar los bajos salarios”. Por su lado, el responsable de Previsión y Beneficios Sociales de PSA Peugeot-Citroën, Rafael Rivero, considera que el principal problema que existe en España “es que no hay una cultura de ahorro y ahora es más difícil por el contexto económico”. El presidente del Comité de Presupuestos Generales del Estado del Círculo de Empresarios, Manuel Pérez-Sala, indica que “a partir de ahora, con la información que tenemos, empieza a ser una prioridad urgente hacer planes complementarios a la pensión”. Por último, Asunción Bauzá, socia de Cuatrecasas, analiza los efectos la reforma fiscal: “Utiliza la palabra ahorro de forma equívoca. Un plan a largo plazo no es ni a cinco ni a diez años”, indica, al tiempo que cree que el ahorro “debe ser forzosamente cautivo, que no se pueda retirar”. Fuente: BDS 15/09/2014

DEJA TU COMENTARIO