La vida está evolucionando a pasos agigantados, por lo que las aseguradoras deben adaptarse cuanto antes a los cambios si no quieren desaparecer. Ésta es una de las principales conclusiones extraídas de la ponencia que ha impartido José Antonio Sánchez, director general de ICEA, en el Congreso Internacional Estado del Bienestar.

Desde su punto de vista, nos acercamos a un mundo lleno de oportunidades: “Todo va estar conectado a la red, tanto millones de personas como dispositivos. Y, por primera vez, vamos a estar a disposición de ofrecer cualquier tipo de producto o servicio a través del móvil y de una manera personalizada”. Pero avisa de que las compañías tienen que estar preparadas para enfrentarse a un escenario más complejo: “Han cambiado las reglas del juego. Estamos asistiendo al fin de la etapa de la tiranía de las empresas para pasar a la de la tiranía de los clientes”.
“Estamos asistiendo al fin de la etapa de la tiranía de las empresas para pasar a la de los clientes”
Señala que los consumidores actuales se caracterizan por demandar servicios y una experiencia de cliente única, ya que entienden que “lo importante es él y sus circunstancias”. Para ello, cree que las aseguradoras deben entrar en la batalla de la personalización de productos, siendo importante que obtengan la mayor información posible de sus asegurados, para lo que es necesario que cuenten con los mecanismos adecuados y con personal especializado. También aconseja a “crear una marca amada”, que esté presente en los momentos más importantes de las personas. No minusvalorar a los nuevos competidores Para seguir creciendo, recomienda al sector asegurador a fijarse en las nuevas empresas que están surgiendo en este entorno cambiante: “Ya no se compite sólo contra los actores tradicionales, también contra sectores adyacentes”. En este sentido, explica que estas empresas “están transformando la manera de vender seguros, ofreciendo al cliente la posibilidad de personalizar su seguro según sus necesidades, pagar en base a su uso, y contratarlo de forma sencilla, sin brókeres ni papeleos”. Ante esta situación, pide “no cometer el error de minusvalorar a los intrusos que, aunque pueden acabar muriendo porque no son rentables, pueden cambiar el sector para siempre. No hay que luchar contra los molinos de viento, si no colaborar y aprender de ellos para crear un modelo de negocio que combine sus fortalezas y las nuestras”.
“El sector asegurador tiene excelentes gestores pero se necesitan líderes de preguntas y no de respuestas”
Por otra parte, encomienda a las aseguradoras a darse cuenta del cambio social que se está produciendo: “En España, el 10% de la población vive sola. Y están conviviendo cinco generaciones, con necesidades distintas a las que hay que satisfacer a la vez”. Y advierte de las consecuencias que puede tener el aumento de la esperanza de vida: “En 2050, el 35% de la población española tendrá más de 65 años, lo que incidirá en las prestaciones a las que estamos acostumbrados con el actual Estado del Bienestar. Incluso se prevé que la tasa de sustitución caiga al 50%”. Y añade: “Si esto se produce, las personas mayores del futuro no tendrán capacidad de consumo y esto es dramático”. La clave está en un nuevo management Para seguir afrontando el futuro con garantías, la solución no sólo pasa por la tecnología: “La transformación digital ya no es una opción, es un imperativo. Se trata de una cuestión de subsistencia”. Para él, la clave está en abordar un cambio cultura e implementar una nueva manera de manegement: “Las organizaciones tienen que ser más flexibles, ligeras y contar con perfiles que ahora no tienen”. E insiste: “Lo que realmente se necesita es un nuevo management. El sector asegurador tiene excelentes gestores pero se necesita un visionario, un líder de preguntas y no de respuestas. Un líder que genere un ámbito de confianza y que constituya un entorno de innovación y en el que fluyan las ideas”. Para concluir, arenga al sector asegurador para que se convierta en el líder de la industria del bienestarcon el objetivo de dar seguridad en estos momentos de incertidumbre. “Y para ello debemos remar todos en la misma dirección: aseguradoras, mediadores y peritos”. Unespa pide más transparencia Pilar González de Frutos, presidenta de Unespa, cree que el debate sobre la insostenibilidad del sistema pública de pensiones no se está basando en datos objetivos. Así se ha pronunciado durante su intervención en el Congreso Internacional sobre el Estado del Bienestar, añadiendo que se debe principalmente al alto grado de desconocimiento que tiene la mayoría de la población sobre esta problemática: “Los españoles, hoy, saben muy poco de pensiones y sobre el sistema en su conjunto”.
“Los españoles, hoy, saben muy poco de pensiones y sobre el sistema en su conjunto”
Ante esta situación, hace autocrítica sobre cómo se ha llegado a esta situación: “Muchos no lo saben porque no les interesa pero la verdad, seamos sinceros, es que tampoco hemos hecho mucho porque se interesen“. Pero especialmente carga con dureza contra las autoridades políticas ya que han incumplido su promesa de informar a la ciudadanía sobre la pensión futura: “Los españoles no conocen cuánto han cotizado, ni de qué derechos les hace acreedores esa cotización. No saben nada sobre las consecuencias de su carrera laboral”. Con este contexto, pide que “el régimen de transparencia sobre pensiones en España no se parezcan en nada al que tenemos hoy en día”. Una vez más, González de Frutos ha hecho hincapié en la importancia de impulsar el segundo pilar de la previsión social, con el objetivo de que las empresas jueguen un papel clave. Y, en concreto, apuesta por implementar un sistema de “adscripción por defecto”, mediante el cual los empleados quedarían adheridos de manera obligatoria a un sistema de ahorro complementario pero podrían salir si así lo desean. “En nuestra opinión, es el sistema que mejor respeta, a la vez, el objetivo de extender el ahorro-previsión y la libertad de las personas”, subraya la presidenta. Desde su punto de vista, este sistema debería acompañarse de un sistema de subvención condicionada, una herramienta fiscal que apoye el ahorro.
Fuente: Carta del Seguro 28/09/2017

DEJA TU COMENTARIO