En MAPFRE están convencidos de que la adquisición de las filiales de DIRECT LINE en Italia y Alemania por 550 millones de euros es una buena compra, a la que han optado una docena de competidores. “Independientemente del precio, son operaciones especialmente atractivas”, afirmaba ayer ante la prensa el presidente del grupo asegurador, Antonio Huertas. Precisamente el desembolso de 550 millones de euros, el más fuerte desde 2008, cuando compró la estadounidense COMMERCE por 2.211 millones de dólares, ha sido motivo de varias de las preguntas de los periodistas. Huertas y el vicepresidente Esteban Tejera recordaron que ambas son “operaciones maduras” y “rentables desde el primer minuto”. En 2014 darán beneficio, previsiblemente por encima de los 30 millones (en los seis primeros meses ha sido de 16 millones), que, gracias a las sinergias, es previsible que se incremente, especialmente por la reducción de costes (por ejemplo, aprovechando la presencia en estos países de MAPFRE ASISTENCIA y optimizando la estructura del reaseguro mediante la colaboración de MAPFRE RE). “Es una operación más que razonable, que no nos va a asustar”, confesaba el presidente, recordando que el precio desembolsado es dos veces “su valor en libros” (sus fondos propios rondan los 280 millones de euros). Huertas recuerda que las aseguradoras, frente a los bancos, son “fuertes generadoras de caja”. Este es uno de los motivos por los que no necesitará recurrir a la financiación de la compra, que realizará con fondos propios, y que convierten esta compra en “una operación cómoda y fácilmente digerible”. Incluso financieramente tiene sentido para una empresa con la liquidez de MAPFRE: “Entre invertir el dinero en un bono al 1% y ponerlo a trabajar en una operación rentable y 100% en euros, no cabe ninguna duda”. En MAPFRE lo tienen claro. Ahora es cuestión, como confesaba Huertas tras la rueda de prensa (y cuando la acción de la aseguradora, tras conocerse la noticia, caía mínimamente), de que los analistas financieros y los inversores “digieran” la operación.

DIRECT LINE completa su desinversión fuera de Reino Unido

El grupo DIRECT LINE confirmaba ayer que la venta de sus activos fuera del Reino Unido concluye “la revisión estratégica” que había iniciado a comienzos de año. Por esta desinversión, que espera que, tras recibir las autorizaciones de los supervisores pueda concluirse “en tres o cuatro meses”, el grupo reconoce una plusvalía antes de impuestos de 160 millones de libras esterlinas, unos 204 millones de euros.

DEJA TU COMENTARIO