España está entre los países con peor planificación para la jubilación y solo se sitúa por delante de Hungría y Japón, según desvela el último informe de AEGON . Nuestro país está también a la cola de los países europeos, asiáticos y americanos. No obstante, en palabras de Jaime Kirkpatrick, CEO de la aseguradora, hemos mejorado ligeramente comparado con el estudio del año pasado, en el que “la puntuación de España estaba en 5, una décima menos que este ejercicio”. “Refleja claramente el trabajo de concienciación que todavía queda hacer”, una tarea, en su opinión, que corresponde a gobiernos y empresas que deben “seguir aportando las herramientas necesarias para que la sociedad entienda que estamos enfrentándonos a una nueva realidad social y debemos ser capaces de adaptarnos lo antes posible para evitar problemas futuros”. Son las generaciones más jóvenes las que han de ser conscientes de ello, ya que “el 68% de los ciudadanos españoles creen que las generaciones futuras tendrán una jubilación en peores condiciones que las actuales. De hecho, sólo los trabajadores mayores de 40 años empiezan a tomar conciencia de la necesidad de ahorrar para la jubilación. Los jóvenes entre 20 y 39 años y las mujeres, afectadas por la necesidad de compaginar trabajo y familia, son los actores sociales más afectados a la hora de contar con recursos financieros para ahorrar de cara a la jubilación”. En opinión de Kirkpatrick, “las empresas, las instituciones públicas y los propios ciudadanos deben convertirse en líderes de este cambio”. De hecho, el 49% de los españoles confiesa que estaría dispuesto a suscribir un plan de pensiones si la empresa para la que trabaja le ofrece esa opción. “Creemos que es fundamental que las compañías den ejemplo, ya que pueden facilitar y promover el ahorro diseñando planes para la jubilación que hagan frente a las trabas al ahorro. Además, pueden promover una mejor salud entre los trabajadores mediante programas de bienestar que ayuden a reducir los costes de aseguración y aumentar la productividad”. La falta de planificación El 60% de los españoles es consciente de que contar con ingresos suficientes para la jubilación es una responsabilidad personal, el porcentaje desciende al 50% cuando se trata de realizar una planificación económica para este período. De hecho, el 47% de la población española no tiene planificada su jubilación y sólo el 28% asegura tener algún plan por escrito. “Una mala planificación financiera puede hacer que muchos ciudadanos utilicen sus ahorros antes de llegar a la jubilación, pues son muchos los gastos imprevistos que pueden surgir”. Además, el estudio revela que el 65% de los españoles no tiene ningún plan alternativo, para el supuesto de que se perdiese el trabajo antes de llegar a la edad de jubilación. Fuente: BDS 11/06/2015

DEJA TU COMENTARIO