INESE ha organizado esta semana, en sendos encuentros en Madrid y Barcelona, la jornada ‘Protección al consumidor de seguros. Una normativa cada vez más exigente’, en la que se repasaron las novedades que traerán en este ámbito la Directiva de Distribución de Seguros (IDD), la Ley de Ordenación, Supervisión y Solvencia de las Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (LOSSEAR), el Reglamento de Ordenación, Supervisión y Solvencia de las Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (ROSSEAR), el Reglamento sobre los PRIIP o la Orden Ministerial sobre clasificación e información de los productos financieros. Tras la presentación de Juana Romero, responsable del Departamento de Eventos y Formación de INESE, Raúl Casado, subdirector general de Ordenación y Mediación en Seguros de la DGSFP, habló acerca de los aspectos referidos a la protección del consumidor en la LOSSEAR, ROSSEAR, IDD y el Reglamento PRIIP. Recordó que la IDD incluirá también a las entidades aseguradoras y especificó que la directiva entrará en vigor previsiblemente a finales de 2016, con un plazo máximo para su adaptación de tres años. Señaló que el nuevo texto obligará a los intermediarios de seguros a informar de la naturaleza de su remuneración –honorarios o comisión- y precisar si se presta o no un asesoramiento sobre el producto comercializado; si se actúa representando al cliente o en nombre y por cuenta de la entidad aseguradora. En el caso de los empleados de compañías, también tendrán que informar acerca de su remuneración e indicar si se presta asesoramiento. Además, señaló que la IDD recogerá los supuestos en los que se permite la venta cruzada de seguros, aunque ESMA, EBA y EIOPA deberán desarrollar una guía cerca de la venta cruzada antes de enero de 2016. Sobre los PRIIPS, explicó que se circunscribe a los seguros de Vida Ahorro, cuyo valor de rescate o a vencimiento esté sujeto, total o parcialmente y de manera directa o indirecta, a las fluctuaciones del mercado. En estos casos, habrá que incorporar los documentos de datos fundamentales (Key Information Document / KID). Acerca de la LOSSEAR, destacó la incorporación de la figura del ‘mistery shopping’ y el deber de informar acerca de la rentabilidad esperada, entre otros asuntos. Del papel a la práctica Alfonso Bujanda, secretario general de AVIVA en España y vicepresidente del Comité de Conducta de Mercado de Insurance Europe, departió acerca de los problemas y aspectos prácticos de la implementación de la nueva normativa de protección al consumidor. En primer lugar, incidió en que el Reglamento acerca de los PRIIP será de aplicación directa a partir del 31 de diciembre de 2016, sin necesidad de transposición, por lo que concede escasa flexibilidad a los Estados. Especificó que el contenido del KID ofrece información precontractual y debe ser breve –unas tres páginas- y conciso, con información estandarizada sobre riesgos. Sin embargo, aún no se conocen los detalles acerca del indicador sintético de riesgos, los escenarios de rentabilidad o la información de costes que se deberán incluir. Así, presentó las opciones que se están barajando y apuntó que las normas técnicas de regulación de estos asuntos deberán ser precisados por EIOPA, EBA y ESMA antes del 31 de marzo de 2016. María Dolores Pescador, directora de Control y Coordinación de Proyectos Regulatorios de Banco Santander, expuso la experiencia de su entidad en cuanto a protección del consumidor. Asimismo, reconoció que, una vez que se implante el Reglamento sobre los PRIIP, se generará una “presión muy fuerte en términos de eficiencia por la ‘comoditización’ de los productos”, dada la estandarización de la información sobre los mismos. Fuente: BDS 02/10/2015

DEJA TU COMENTARIO