Autos concentra más de la mitad de los importes reclamados de manera ilícita En lo que usted tarde en leer esta información, al menos una persona habrá intentado, incluso logrado, defraudar al Seguro. Aproximadamente cada minuto y cincuenta segundos se produce uno de estos intentos, con lo que en 2015 los defraudadores consiguieron hacer perder al Seguro 550 millones de euros. Esa es la estimación de UNESPA a raíz de un sondeo entre las aseguradoras asociadas. Para que nos hagamos una idea de su magnitud, supone alrededor del 15,7% del beneficio neto del sector durante el año pasado. Solo el 1,22% de los siniestros son fraudulentos En 2015 se produjeron cerca de 306.000 reclamaciones fraudulentas al seguro. Como tales, explica la asociación, se incluyen “los siniestros simulados, inducidos e inventados, así como los incidentes fortuitos en los que los perjuicios padecidos fueron exagerados”. A pesar de que la cantidad puede parecer enorme, UNESPA insiste en que no es nada más que un 1,22% de los 51,7 millones de siniestros que el año pasado atendieron las aseguradoras. La conclusión, destaca la organización empresarial, es clara: los españoles son honrados, pero el fraude al Seguro “no es picaresca”, es delito. Autos se come la mayor parte de la tarta del fraude La cobertura que presenta una mayor propensión a las estafas es Autos RC Daños Corporales. Detrás de un 5,35% de estos siniestros hay un fraude. Le siguen otras coberturas de este mismo ramo como Robo (3,79%) y RC Daños Materiales (1,80%). “Cuando se mide la huella del fraude tomando como referencia las cantidades que se aspira a defraudar, el seguro de Automóviles se sitúa, de nuevo, claramente a la cabeza. Este ramo concentra más de la mitad de los importes reclamados de manera ilícita (53%)”, detalla UNESPA. “En buena media, esas cuantías corresponden a indemnizaciones pagaderas por la cobertura de responsabilidad civil por daños a las personas”, argumenta la asociación, que admite que los datos invitan a pensar que el fraude en daños personales en Autos se ha agravado durante 2015, que “es un fraude que está en progresión”, avanza su director de Análisis y Estudios, Miguel Ángel Vázquez. En cambio, como noticia positiva, añade, se vislumbra que el fraude vinculado al seguro Multirriesgo Hogar, especialmente el referido al presunto robo de aparatos electrónicos, informáticos y de telefonía, ha descendido durante el pasado año. Tras Autos, Hogar ostenta el dudoso honor de ser el segundo ramo en el ranking con el 20% del dinero que se intenta defraudar. UNESPA llama la atención sobre el caso del ramo de Vida por la gravedad de los fraudes. “En 2015, hubo un intento de estafa detrás de solo un 0,86% de los siniestros de este ramo. Sin embargo, la cuantía que reclamaban estos pocos incidentes es particularmente abultada: 34 millones de euros (6,21% del total)”, explica. Importancia de los casos de pequeña cuantía El sondeo de UNESPA quiere presentar una panorámica del fraude en el sector que viene a complementar y ampliar los datos suministrados recogidos por ICEA en su ‘XII Concurso Sectorial de Detección de Fraudes’, que ayer entregó sus premios. Su directora de Formación, Marta Rodríguez, recordó que en los 163.000 casos participantes se logró evitar el 73,9% del fraude. También destacó que no hay que pensar en el gran fraude y sí en pequeños casos de fraude: un 66,81% de los casos eran engaños de menos de 500 euros. Tipología En tres de cada cuatro casos, el defraudador directo es el asegurado, según los casos analizados por ICEA. Es el principal protagonista en todas las modalidades. En cuanto a las tipologías de fraudes más habituales, en Autos son la ocultación del daño y la lesión preexistente; en Diversos, el siniestro simulado; en Seguros Personales, la falsificación documental. Fuente: BDS 22/04/2016

DEJA TU COMENTARIO