Las noticias sobre la inminente recuperación económica colma titulares, pero esa promesa de recuperación que aseguran algunos poderes públicos no acaba de notarse en los bolsillos de los ciudadanos. Al menos así lo pone de manifiesto el último informe global ‘Actitud Financiera’ realizado por la consultora Nielsen durante el tercer trimestre del pasado año, según el cual la intención de ahorro o inversión de los españoles se centra en los gastos imprevistos del hogar. En concreto, un 85% dedica su dinero o, al menos, quiere destinarlo en un futuro a posibles sorpresas domésticas, mientras que el 73% que ahorran lo hacen para tener un colchón ante una posible falta de empleo o una caída en sus ingresos habituales.

El trabajo enfatiza que el ciudadano español está más pendiente de cubrir sus necesidades cortoplacistas que de alcanzar objetivos financieros a largo plazo. En ratios similares se sitúan otras intenciones de ahorro o inversión ante los problemas de salud o el futuro de los hijos, ya que un 73% y un 72% de los españoles consultados, respectivamente, tienen como objetivo estos propósitos. A mayor distancia se encuentra un apartado puramente financiero como es el fondo de pensiones (63%). ¿Cuánto ahorran los españoles? En cuanto a lo que pueden ahorrar o invertir los españoles cada mes para hacer frente a futuros imprevistos, el informe global evidencia que el impacto de la crisis económica ha llevado al 57% de los ciudadanos a dedicar menos de un 20% de sus ingresos, e incluso a que un 16% solo destine menos de un 5% de lo que gana mensualmente. En el extremo contrario están e 19% de españoles que reconoce poder ahorrar o invertir la mitad de sus ingresos y destinarlos a alcanzar sus objetivos económicos. Este porcentaje es el tercero más alto en Europa, tan sólo superado por polacos y griegos. Esta diferencia tiene una explicación lógica, y es que debido a la situación económica, la brecha salarial entre las rentas más altas y bajas ha aumentado sustancialmente. Preocupaciones a nivel internacional Haciendo una radiografía a los países del entorno europeo, el informe de Nielsen pone de manifiesto cómo en aquellos territorios donde la crisis económica ha golpeado de manera parecida a España, como Italia o Portugal, las intenciones de ahorro o inversión son prácticamente similares al compartir las mismas preocupaciones. En todos estos países, tras la partida de gastos imprevistos del hogar, se sitúa el ahorro o inversión ante una posible pérdida de empleo o una rebaja en el nivel de ingresos, lo que demuestra el temor de los ciudadanos en el ámbito laboral. En cambio, en países donde el impacto de la recesión ha sido menor, como Alemania, Francia o Reino Unido, sus ciudadanos tienen la intención de dedicar su dinero a otro tipo de objetivos más identificados con la bonanza económica, como son la compra de artículos de lujo, la financiación de un plan de pensiones o la adquisición de una primera vivienda. Fuente: BDS

DEJA TU COMENTARIO