El caso del presunto asesinato y los seguros de vida

Levante-emv.com 5.12.09

REGINA LAGUNA VALENCIA


El juicio contra un vecino de Albatera acusado de la muerte de su mujer en un accidente de tráfico en la autopista de Alicante a la altura de Favara, en mayo de 1995, se reanudó ayer en la Audiencia de Valencia con el informe de los médicos forenses. Durante un interrogatorio de cuatro horas, los peritos concluyeron que María del Mar E. C. recibió un golpe en el maxilar izquierdo antes de morir y se reafirmaron en las discrepancias entre la posición del cadáver y las maniobras de extracción que dijo haber realizado Joaquín R. P. para intentar sacar a su mujer del coche.
El fiscal le acusa de asesinar a su esposa incendiando el coche en el que viajaban y simular que era un accidente de tráfico para cobrar cerca de 800.000 euros de seis pólizas de seguro de vida que había concertado como beneficiario en un periodo de seis meses después de la boda, en el verano de 1994.
"Me atengo a mi conclusión de que la posición el cuerpo no es compatible con el intento de sacarla por detrás", manifestó un catedrático de la Facultad de Medicina de la Universidad de Murcia.
El acusado mantiene que tuvo un accidente, el coche se salió y su mujer quedó inconsciente. Intentó sacarla por el asiento de atrás, al no poder abrir las puertas delanteras, pero no lo logró. Le encontraron en la carretera semidesnudo e ileso.
Su mujer murió abrasada viva, según manifestaron ayer los médicos, que hallaron humo en sus pulmones. Según determinó la autopsia, María del Mar pudo recuperar la consciencia mientras se quemaba, ya que la hallaron en la "posición del boxeador", protegiéndose el cuerpo con los antebrazos. Llevaba puesto el cinturón de seguridad y, cuando llegaron los bomberos, abrieron las puertas delanteras "sin problemas", declaró ayer el cabo.

 

 



DEJA TU COMENTARIO