La mayoría de las empresas son conscientes de que tienen que cambiar su actitud respecto a los empleados de más edad. Un 43% de los encuestados en el último estudio realizado por The Economist Intellegence Unit y Towers Watson entre 480 ejecutivos de empresas en Europa asume que tendrán mayores costes al modificar sus prácticas laborales para abarcar a empleados de varias generaciones diferentes. No obstante, aunque el tema del envejecimiento es la premisa para empezar a adaptarse a la nueva situación laboral, el estudio refleja también que todos los empleados se beneficiarán de los cambios que las empresas están acometiendo, ya que más de la mitad de los encuestados (56%) ofrecerá horarios más flexibles o la posibilidad del teletrabajo.

En España, el 84% de los directivos encuestados piensa que la mayor preocupación de sus empleados en la actualidad es la seguridad en su puesto de trabajo. En 2020, anticipando una mejora en el entorno económico y en el mercado laboral, esto cambiará y pasará a ser prioritario el ahorro para su jubilación, la conciliación entre vida personal y profesional (prioridad común con nuestros vecinos europeos) y la flexibilidad en el trabajo. Así, según el trabajo de la consultora, un 64% asume que se incrementará la demanda de beneficios sociales por parte de los empleados, principalmente pensiones y seguros médicos, y un 47% cree que tendrá que afrontar mayores costes en dichos beneficios sociales. Un 55% de los encuestados españoles considera que es el Estado el que debería, en mayor medida, financiar su jubilación, mientras que ese porcentaje cae a un 24% cuando hablamos del resto de Europa. Al mismo tiempo, un 32% de los encuestados señala el déficit público en España como el principal reto que tiene que afrontar el país, seguido de los cambios demográficos (27%). Gregorio Gil de Rozas, Head of Retirement Solutions de Towers Watson España, señala que “es sintomático que en nuestros país se considere al Estado como principal fuente de recursos para financiar la jubilación y que a la vez identifiquemos que nuestro Estado no tendrá recursos suficientes para afrontarla. Las empresas para con sus empleados y los ciudadanos de manera individual tendrán que acostumbrarse a ahorrar más para la jubilación. Es el momento de incentivar definitivamente el ahorro a largo plazo y en previsión social en este país”. Fuente: BDS 19/02/2014

DEJA TU COMENTARIO