La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Castellón ha condenado a cuatro años de prisión por un delito continuado de estafa a un hombre que se amputó la mano y fingió haber sufrido un accidente de tráfico. Antes del siniestro, el condenado, un agricultor con problemas económicos para hacer frente al pago de la hipoteca, contrató o amplió la cobertura con hasta ocho compañías de seguros contra las que luego pleiteó para percibir las indemnizaciones correspondientes. La sentencia considera probado que el acusado, para poder cobrar las coberturas pactadas, procedió a amputarse con un instrumento cortante su mano derecha para posteriormente, tras haberse protegido la herida con un torniquete que controlase la hemorragia, provoca que su automóvil se saliera por su izquierda, dejándolo caer por un terraplén. La Audiencia le condena también a pagar una multa de 3.000 euros y a devolver a las compañías aseguradoras a las que engañó los 335.000 euros que percibió como indemnización por el falso accidente. Los indicios a partir de los cuales ha construido el tribunal los hechos considerados probados se basan en que el acusado no tiene un perfil de riesgo que justificase la contratación de tantas pólizas y en tan poco tiempo, mientras que su perfil patrimonial tampoco es el propio de quien contrata tanto, ya que supone un esfuerzo económico “que no concuerda con alguien como él”. Así mismo, la sala destaca que el acusado, a raíz de las obras de su casa, atravesaba dificultades económicas que provocaron que se produjeran embargos sobre su vehículo y respecto de la vivienda, mientras que procedió a ampliar la cobertura de algunas de las pólizas que había contratado antes del accidente. Fuente: BDS 14/01/2015

DEJA TU COMENTARIO