El 12% de los emprendedores españoles no cuenta con ningún tipo de seguro para su negocio, aunque el porcentaje mejora con respecto a 2015 (15%). Resulta llamativo que el 17% confiesa que sólo contrata la cobertura básica o la que exige la ley, mientras al 16% le resulta difícil encontrar un seguro específicopara su tipo de empresa. Pese a lo anterior, los datos de la 8ª edición del Estudio del ADN del Emprendedor elaborado por Hiscox confirman que en España los emprendedores y pymes han incrementado su cobertura contra diversos riesgos.

Además, el 33% de los profesionales españoles se considera bien asesorado por su corredor o compañía de seguros, por encima de países como Alemania, Francia, Reino Unido, Holanda y Estados Unidos, y están entre quienes más dicen comprender perfectamente para qué sirve un seguro (29%), sólo por detrás de británicos (34%) y alemanes (30%). RC, el seguro más contratado El estudio, elaborado entre más de 4.000 pymes y emprendedores de España, Alemania, Reino Unido, Francia, Holanda y EEUU, muestra que entre los emprendedores españoles los seguros más contratados son: RC (72%), el edificio y/o contenido (57%), accidentes personales (50%), avería de equipos (25%) y responsabilidad derivada del empleador (24%). En cambio, solo el 14% dispone de un seguro de responsabilidad de D&O y un 7% de cobertura ante un potencial cese de negocio. En cuanto a los riesgos contra los que más se protegen los emprendedores, el 67% tiene cubierto el robo; el 59%, daño o pérdida accidental; el 38% incluye la negligencia; el 28% el incumplimiento del deber de diligencia; y el 19% la violación de los derechos de propiedad intelectual. Por otro lado, los aspectos del negocio que los emprendedores españoles consideran importantes, pero no tienen asegurados el 51% señala los impagos de los clientes; el 28% las posibles demandas interpuestas por clientes; un 24% incluye el daño a la reputación; y el 25% un suceso imprevisto. David Heras, director general de Hiscox en España, resume que “estos resultados ponen de manifiesto la magnitud de la desconexión entre la conciencia del riesgo y la protección contra el mismo mediante el seguro. Las aseguradoras y corredores debemos seguir trabajando juntos para asegurarde que los clientes conocen bien los riesgos a los que expone su negocio, de manera que puedan tomar las medidas adecuadas para ayudar a reducirlos. A los emprendedores y pymes españolas les queda aún bastante camino por recorrer para estar protegidos de los riesgos más comunes relacionados con la dirección de un negocio tan comunes como los fallos en la gestión, el cese del negocio o las violaciones de la propiedad intelectual”. Fuente: Carta del Seguro 13/09/2016

DEJA TU COMENTARIO