Jaime Kirkpatrick, CEO de AEGON ESPAÑA, presentó ayer ante los medios de comunicación los resultados del ‘Estudio Anual de Preparación para la Jubilación 2014’,  elaborado a partir de las respuestas obtenidas en encuestas ‘on line’ realizadas entre 16.000 personas mayores de 18 años, en 15 países, entre los que se encuentra España, durante los meses de enero y febrero de este ejercicio. Una de las conclusiones del informe, según apuntó, es que en la actualidad, en nuestro país, aunque han aparecido algunos signos de salida de la crisis, tan “solo el 8% de la población activa confía en mantener un estilo de vida cómodo durante su jubilación”. La confianza de tener “una jubilación dorada es mínima entre los españoles y solo apreciamos una mayor determinación en los ahorradores habituales y encuestados de mayor edad”, comentó Kirkpatrick. Esta idea se complementa con que “el 72% de los españoles afirma, como sucedió en 2013, que las generaciones futuras tendrán una jubilación peor que los jubilados actuales y solo el 5% se muestra optimista a este respecto”. No obstante, la gran mayoría estima que “no necesitará respaldo económico de su familia al jubilarse”, pero esta idea cambia entre los jóvenes de 18 y 24 años, franja en la que “no se muestran tan optimistas y un 40% de los mismos cree que necesitará ayuda al alcanzar su retiro”. Otra conclusión del estudio es que el 52% de los españoles estima que dejará de trabajar completamente al llegar a la edad establecida, que de momento se mantiene en los 65 años para un 42% de los españoles. Sin embargo, en el resto de países, los trabajadores afirman que continuarán activos más tiempo, incluso prevén que seguirán trabajando una vez alcanzada la edad de jubilación. “Trabajar más tiempo, más allá de la edad de jubilación impuesta o prevista, puede ayudar a los trabajadores a subsanar la falta de ahorros. Los gobiernos y empresas debemos facilitar herramientas para adaptarnos a esta nueva realidad. La realización de estos cambios será fundamental para el éxito de una jubilación gradual”, señaló Kirkpatrick. No planificamos nuestra jubilación Otro dato interesante es que, en España, el 48% de los encuestados no tiene un plan para su jubilación y tan solo el 23% de los españoles tiene un plan alternativo en caso de no poder seguir trabajando antes de llegar a la edad de jubilación planificada. El principal obstáculo a la hora de planificar su futuro es, para el 69% de los españoles, la falta de recursos económicos, por lo que se demanda medidas que les ayude a ahorrar. Así, para poder ahorrar el 46% apuesta por un incremento salarial, seguido de una mejoría del entorno económico (39%) y mayores deducciones fiscales (25%). No obstante, Kirkpatrick se mostró partidario de lograr que las personas entiendan que el ahorro es una necesidad y hay que planteárselo con independencia de las deducciones fiscales que existan. Fuente: BDS 12/06/2014

DEJA TU COMENTARIO