¿A que edad debe suscribirse un seguro de vida?

Francisco J. Betés de Toro

Propietario de PuntoSeguro.com

Solo a determinadas edades tiene sentido el seguro de vida. Si nos referimos al seguro de vida puro, al seguro de vida riesgo, al que cubre fallecimiento e invalidez, queremos aconsejar convenientemente a nuestros clientes, y hemos de decirles que solo en el tramo de edad entre 30 y los 50 años este seguro es el más adecuado.

Antes de los 30 años, estamos iniciando nuestra carrera profesional, todavía no tenemos constituido un patrimonio, pero posiblemente nuestra situación familiar sea la de individuos solteros y sin responsabilidades familiares.

A partir de los 30 años es muy posible con carácter general que la persona viva en pareja y que tenga hijos. Es en ese momento donde el riesgo de perder la vida o de perder la salud y, por tanto, no poder seguir percibiendo un salario, se presenta como un riesgo grave para la familia. Es entonces cuando un seguro de vida riesgo debe cubrir la eventualidad de que esos riesgos dejaran a nuestra familia sin recursos y con imposibilidad de salir a delante. Este riesgo se incrementa en el caso de que hayamos suscrito una hipoteca que supone que si nosotros faltamos, nuestra familia no se vera solo privada de nuestros ingresos salariales, sino además deberá hacer frente a los pagos de la hipoteca para no quedarse en la calle.

Así pues en ese tramo de edad entre los 30 y los 50 años es muy aconsejable la suscripción de un seguro de vida riesgo que permitirá a nuestra familia salir adelante a pesar de la eventualidad de una posible desgracia.

A partir de los 50 años, normalmente deberíamos haber constituido un patrimonio suficiente, y haber pagado nuestra hipoteca, de forma que el seguro de vida riesgo debería sustituirse por algún sistema de ahorro que complemente en el momento de nuestra jubilación la disminución de ingresos que a todas luces vamos a sufrir.

Así pues, si suscribe usted una hipoteca a largo plazo o bien si esta usted entre 30 y 50 años debe considerar muy seriamente la necesidad de suscribir un seguro de vida riesgo.

¿Qué capital debo asegurar?

Una vez que hemos convenido en que es muy lógico, razonable y aconsejable suscribir un seguro de vida riesgo entre los 30 y 50, conviene establecer el capital a asegurar.

Si ha suscrito usted una hipoteca al menos debe cubrir el importe del capital pendiente de esa hipoteca, que permitirá dejar la vivienda familiar libre de cargas.

Es aconsejable además de cubrir el riesgo de la hipoteca, aumentar el capital del seguro de vida riesgo para que cubra al menos nuestro salario neto de 5 años.

Esto es así porque efectivamente la familia después de sufrir la desgracia que le priva de los ingresos salariales del cabeza de familia, debe de reorientar sus gastos y para ello un periodo mínimo de 5 años es el aconsejable.

Si en la pareja, los dos trabajan y aportan su salario, deberían hacer dos seguros de vida riesgo cubriendo cada uno de ellos el salario neto de 5 años del asegurado.

Evidentemente si tiene usted posibilidades de cubrir un mayor numero de años de ingresos netos, hágalo. Solo estamos estableciendo los requisitos mínimos de capital que debería usted considerar.

La forma de cálculo del capital a asegurar, independientemente de la hipoteca es el siguiente: Calcule usted los ingresos netos mensuales después de impuestos que recibe su familia. Multiplique esa cifra por 60 y asegure ese capital como mínimo en su seguro de vida riesgo.

Las sociedades desarrolladas son aquellas que saben calcular sus riesgos y cubrirlos para evitar desgracias, que no solamente suponen un fuerte impacto personal y emocional, sino que además ponen en situación de gran dificultad a las familias que han perdido al ser querido.

Comparar seguros